Patricia Alrringo

¿TVN o el canal público digital?

tvn

Lejos de la misión de educar, informar y entretener, durante estos meses se ha visto la peor cara de la Televisión en periodos de catástrofes, justo cuando sigue su tramitación el proyecto de ley de TV Digital (TVD) y sigue sin comprenderse lo que esta implicará para las audiencias. Hoy, cuando al menos la mitad de los hogares chilenos están conectados a la TV por cable –entre un 40 y un 60%– y las cifras apuntan a la baja de la TV abierta, no deja ser preocupante lo que sucede en nuestra Televisión.

Con lo anterior, sin duda, los desafíos que deberá asumirTelevisión Nacional  con la llegada de la TV Digital son múltiples. Primero, por su cambio de giro establecido por ley deberá ser capaz de crear nuevos formatos, negocios y nuevas plataformas digitales que le permitan posicionar a la TV pública desde lo nacional a lo internacional. Más aún si TVN promedió un rating  de 7.7 el 2013 y, en lo que va de enero al 06 de mayo, 7,6, situándolo en la primera posición de la TV abierta.

Segundo, la empresa pública tendrá que competir e innovar en el mercado mientras se masifican las plataformas online, como sucede con Netflix, Amazon Prime o Hulu Plus, por ejemplo. Internet se vuelve el desafío más competitivo; sólo a marzo de 2014 TVN tiene un millón 995 mil visitantes únicos, ocupando el lugar 15 del rating, y es el único canal de TV en este. Y, tercero, por las intenciones adelantadas vertidas por su nuevo Presidente, Ricardo Solari, en cuanto a dar señales concretas sobre lo que se espera de “el canal de todos los chilenos”, lo que supone garantizar la emisión de contenidos culturales y educativos.

La TV digital llegó para quedarse, aunque el proyecto de ley respectivo esté, a esta altura, obsoleto, porque el modelo impuesto por la realidad y no por la ley, permitirá la posibilidad de tener una TV segmentada gratuita para todos los hogares chilenos. Con las dos señales del espectro otorgadas por la ley de TVD de 6 MHz, donde cada una permite múltiples señales de definición SD. Se podrá también emitir señales HD, lo que deja claro que se podría levantar al menos un canal segmentado infantil con contenidos educativos, un canal educativo y uno cultural con fondos especiales del Estado y no concursables. Muchas voces le temen a una televisión pública y a su rol de informar, del mismo modo que a su cofinanciamiento desde el ámbito estatal, que va con el fin de ampliar la oferta y evitar la competencia por el rating.

Junto a la transformación de la estación pública, se debe fomentar a la pequeña industria creadora de contenidos audiovisuales, en todo corte y formato, especialmente de interés regionalista. De este modo, se evitaría sacar programas de la parrilla como “El Reemplazante” o “Una belleza nueva”.

Hay que descentralizar y aumentar los canales regionales –otro desafío de la TV Digital y de TVN en particular–, además de dar participación a los pueblos indígenas y a los gobiernos regionales para mejorar su contribución a los temas culturales.

Hoy, cuando vemos audiencias empoderadas, exigentes y un debate político paupérrimo, es el momento para pensar en una señal informativa 24/7, y no asustarse por pasar el canal 24 horas del cable a la TV abierta y, mediante esta, fortalecer el debate y la información para todos en condiciones de igualdad. Considerando que 24 horasocupa el décimo lugar en el ranking –0,36– de los 15 canales más vistos del cable y único canal de noticias que figura en este.

Para cumplir con todo ello, se debe generar un fuerte impulso estatal que permita alcanzar estos objetivos en señales segmentadas, fortalecer el proceso digital y a nuestra industria audiovisual, facilitar su distribución y alcanzar programas con calidad y contenidos de exportación, además de mejorar y proyectar la tan bullada señal internacional, que suma más de 15 millones de abonados en el mundo y un público de 35 millones de telespectadores, estando presente en 25 países de los 5 continentes y definida como cambio en prioridad por Ricardo Solari.

Finalmente, resulta esencial generar alianzas estratégicas para levantar señales de proyectos educativos, culturales y comunitarios de alto impacto, para reforzar la TV pública y que entregue un aporte en la programación que sea diferente al que puedan realizar los proyectos comerciales. Ese es el rol que deberá retomar la TV pública que se quiere proyectar.

Para que esta Televisión pública Digital funcione, como además lo mandató la Presidenta Bachelet, es indispensable realizar los cambios estructurales que vayan en la línea editorial, fundamentales para estos nuevos desafíos con los que se debe comprometer TVN Digital, desde el nombramiento de un nuevo director, nuevas funciones y la creación de un área especial para estos fines.

*Fuente cifras: TVN

Columna publicada en El Mostrador 16/05/2014

Franja Electoral: “Me comprometo a trabajar de verdad”

Fot
Fot

A casi una semana de iniciada la franja electoral, las imágenes transmitidas no han estado exentas de análisis, críticas y polémicas.   Entre estas, las más recurrentes apuntan a que candidatos y partidos están lejos de los contenidos y la creatividad, que se olvidaron de las regiones, que carecen de relato y de historia.  Desde el punto de vista audiovisual se cuestiona la pobreza de las imágenes, no hay señales de ciudadanía, despreocupación por la calidad y una notoria diferencia en los recursos empleados.  Es lo que señalan los expertos -publicistas y analistas políticos-, así como la propia audiencia.

Si bien la franja puede no tener mayor incidencia en el voto, lo cierto es que hoy día hay exigencias mayores de parte de la audiencia.   Por eso, es sorprendente ver que los candidatos se olviden de los públicos objetivos y el mensaje con el que deben llegar.   No obstante, la franja debiera ser un factor relevante dentro de las campañas, por lo que deben preparase con anticipación.  Sin embargo, son diseñadas en menos de un mes, casi improvisando, sin una propuesta, planificación ni estrategia clara, como demostrando que no se conocen las reglas básicas del marketing político.  La franja electoral debiera tomarse como lo que es: Una herramienta fundamental de presentación, de convencimiento, de captura de la atención del elector esquivo que ve la TV, al que no hay acceso o no esta en casa cuando un equipo del comando pasa haciendo su ‘puerta a puerta’.

Ejemplificando lo anterior, en la franja de los parlamentarios que van por dos o tres periodos resulta que elegir como su frase más recurrente -y con gran sonrisa- ‘Me comprometo a trabajar de verdad’, es como para suponer que en estos años no trabajaron en serio.

Al contrario de los dichos del Director de Publicidad de la Universidad Diego Portales reproducidos por algunos medios, en cuanto a que no hay creativos en Chile, tengo mucha más confianza en nuestros profesionales.  En nuestro país hay excelentes creativos, audiovisualistas, publicistas, cineastas jóvenes y emprendedores, como lo demuestra la publicidad comercial o virales de internet.   Lo que ocurre es que los partidos insisten en quedarse con lo económico, en contratar a los amigos o mantener los mismos equipos que ya agotaron sus ideas en otras campañas.  Los resultados están a la vista: No logran penetrar en las audiencias y mucho menos convencer a los votantes.

En el encuentro de ANATEL realizado hace pocos días, se dio a conocer  la vigencia de la TV y se señaló que los chilenos siguen prefiriendo los canales nacionales para informarse.   Las estadísticas de TVN afirman que al canal público lo ven más de 8 millones de chilenos.   Por eso llama la atención la poca importancia que se le asigna a las franjas, siendo que la TV es el medio que más impacto tiene y los candidatos se pelean por figurar día a día en la pantalla, pero hoy que tienen su espacio asegurado no logran conectarse con el telespectador.

Sumamos algunas inconsecuencias de la franja electoral.  De un total de 40 minutos, hay dos bloques de 20 minutos, para presidenciables y postulantes al Parlamento.   Los independientes disponen de 39 segundos en total, apareciendo 4 segundos al aire cada uno.   Hay que detenerse en esos 4 segundos, considerando que este país ha cambiado y que se aprobó la TV Digital.   La franja no está en la Ley del Consejo Nacional de Televisión, sino en la Ley de elecciones. Los broadcasters siempre han alegado por la franja, ya que a su juicio le están dando tiempo “gratis” a los candidatos, sin reconocer que el tiempo gratuito de la franja es parte de su cumplimiento con el rol de servicio público que les corresponde.

Sin duda la ley de elecciones es la que debe modificarse en un país que cada vez exige más igualdad, información y participación.  Ese debe ser el desafío del Parlamento. Hoy, cuando la clase política y sus instituciones tienen una baja aprobación; hoy, cuando van dos candidatos independientes emblemáticos de movimientos sociales como Giorgio Jackson y Gabriel Boric, sin duda llegó la hora de cambiar las reglas y abrir estos espacio a la participación ciudadana.

Con todo, lo que debiera ser prioridad para los candidatos, partidos, CNTV, ANATEL, son las audiencias.   Los horarios de transmisión son muy malos, dirigidas a la dueña de casa, jóvenes – adolescentes y niños. Segmentar el público votante hoy y dar mejor horarios para que todos se informen es solo voluntad.

Ver la franja electoral es una opción y si no gusta los primeros días, ya nadie la verá después, por lo tanto los recursos gastados serán en vano. Y es lo que se vaticina en estos días, no se mide el rating por el trending topic del Twitter, ya que el Chile real no tiene Twitter.

De esta manera, no se entiende que las franjas sean en lenguajes tan populosos, que les hablen a las audiencias como si fueran ignorantes y en algunos casos hasta no hablen.   En las promesas están educación pública gratuita y de calidad, AFP Estatal, Salud gratuita, Nueva Constitución y ‘Me comprometo a trabajar de verdad’.  Escasez de rostros de TV  y de la Cultura para ayudar en estas promesas y que la señora Juanita recuerde,  es lo nuevo de la franja 2013.

Que los políticos tomen la franja como obligación cuando se quejan de la falta de espacios y desarrollen sus mensajes sin contenidos, es lo que genera las reacciones negativas de hoy. La franja electoral, que debería ser parte esencial de la comunicación política, no logra ser incorporada en el cerebro del político.  Cuando se la entienda y se reconozca su importancia, recién se logrará alcanzar modernización, calidad y contenidos en las campañas electorales del país.

Columna publicada en El Mostrador  

Escenario B, Bachelet no va

Las cartas están tiradas.Con el abanderad@ presidencial de la Democracia Cristiana, se ingresa a la competencia para las primarias presidenciales del próximo 30 junio. 

De este modo, con izquierdas y derechas en competencia,  hay un solo factor que provoca el mayor resquemor en los candidatos, y es el silencio de la ex presidenta Bachelet. Ya sabemos que ella hablará en marzo. Sin embargo, el ruido de un escenario B es el mayor desafío: ¿Qué pasa si Bachelet no llega en marzo?

Esta posibilidad ya viene escuchándose hace varios meses desde el circulo más íntimo y familiar de la ex-mandataria, escondido entre el constante agobio y el aprovechamiento político que realiza la derecha y la prensa también de derecha respecto de su actuación en el fatídico 27F.

Entonces es ahí, ante la duda del regreso, que tiene sentido continuar con la campaña basada en la descalificación de un capítulo doloroso para el país para enlodar la imagen de una ex-Presidenta que cuenta con el prestigio y reconocimiento internacional, además de miembro de la organización más importante del mundo, sumado al cariño y reconocimiento también de su gestión que hace la mayoría del país.

Por lo tanto, la pregunta del para qué regresar resulta natural.   La menor complicación previsible es que deba ir a primarias sin duda. No obstante, si Bachelet no regresa, como dice la canción, “cambia, todo cambia”.

Como la finalidad sigue siendo sacar al gobierno de la derecha, empieza a circular el rumor para una nueva estrategia; el retorno de Ricardo Lagos Escobar.   Claro, se analiza, por eso la figuración que está teniendo en el último tiempo.

Frente a la compleja situación que crearía el Plan B, el nombre de Lagos quedaría ubicado de inmediato en la categoría del favorito.   Conociendo a los partidos políticos opositores y frente a la necesidad de armar un nuevo plan estratégico con otros candidatos que den la misma potencia de Bachelet, el primer nombre es del ex mandatario. También se ha barajado el de Insulza, con lo que PS y PPD quedan en primera línea. ¿Pero qué harán DC y PR?

El hambre político se desataría en grande. José Antonio Gómez ha sido el primer damnificado porque no ha logrado potenciarse ante la opinión pública como un candidato competitivo pero de todos modos ¿cuánto pesan los radicales hoy?

Y por parte de la DC, si el candidat@ no enciende en este eventual nuevo escenario, tendrán que ser tácticos. Es decir, estarían en una opción real de retornar con su mejor carta para la Presidencia de la República, por tanto barajar otra alternativa, la más creíble, la más reconocida por la gente, la más competitiva y con quién se alinearía a la militancia en una primaria. Este sería el minuto de la actual Senadora Soledad Alvear.

Con todo, para la derecha la situación seguiría siendo compleja, ya que la fuerza de Lagos está con su público objetivo de los empresarios y Alvear llega a la centro derecha, por lo que, se complica la competencia electoral de Golborne (UDI), si Allamand (RN) no repunta. Aunque la aspiración es lograr el 40% la carta que lleven es fundamental. El actual Presidente Piñera será fundamental en ello, ya que el rumor dice es potenciar un eventual retorno al 2018.

Inclusive los candidatos independientes deberán definirse o rearmarse.  Parisi y Jocelyn Holt ¿a dónde se irán o con quién?… Y a Velasco ya no le servirá el “voy”, por que ya no vendrá.

Este inesperado ‘escenario B’ ocasionaría una competencia fuerte, como las de antaño y una primaria en cada sector disputada voto a voto. Pero también puede pasar que se llegue a un acuerdo en la Concertación, ya que el único fin que debe primar para este grupo es que no retorne un gobierno de la derecha.  ¿Serán capaces los partidos de delinear un diseño estratégico nuevo y visionario, encauzado en un bien común,  si su mayor carta no vuelve?

Finalmente, el desafío está en reencantar con un programa, equipos y campaña que sean creíbles, y no pasa por rostros, ni la web 2.0. Ahí reside la falencia de todos. Ya pasó el primer bochorno con el candidato de la UDI Laurence Golborne y su es posible,  por lo que, es probable que nos sigamos deleitando con las campaña 2.0 de los candidatos.

Sin duda, estas elecciones presidenciales 2014 se están poniendo entretenidas. Nos han sacado sonrisas y se han sonrojado tod@s los candidat@s, la imaginación es amplia, pero el ‘escenario B’ mejor lo hablamos en marzo.

¡Todo es posible!

Columna publicada en El Post 21/01/2013