TV Digital: Otra ley errada

Estas semanas la discusión de la agenda pública y medios de prensa la coparon los curas, la iglesia, Karadima, Minvu y Kodama. Poco y nada se ha dicho en los medios acerca de otro gran abuso para los ciudadanos sin exclusión, una ley que tendrá impacto en todo Chile y traerá más de algún cuestionamiento: El proyecto de ley (PL) de la TV Digital (TDV).

Para el trámite legislativo en el Senado, se decidió solo enviar el proyecto a las comisiones de Transportes y Telecomunicaciones y Hacienda, omitiendo a la Comisión de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología. Destaco lo anterior por la importancia y relevancia del PL que, a todas luces, tendrá la esperada oportunidad de cambiar la TV de los próximos 30 años y que afectará negativamente a todos si se continúa con la desinformación ciudadana y erradas discusiones de forma y no de fondo.

Existió una clara negativa de parte de una mayoría parlamentaria para permitir el paso del Proyecto de Ley de TVD a una tercera y prioritaria comisión. Los puntos importantes para ésta son los de relevancia e impacto para las audiencias actuales y futuras de TV chilena, por varios puntos que no están estipulados con claridad o simplemente no se incluyen como:

1. No se ha definido ni propuesto una regulación para fomentar la educación y la cultura como fortalecimiento de la ciudadanía, ya que la TV es un gran influenciador de las audiencias. El objetivo central de la televisión, originalmente, era “educar” lo que ni siquiera se ha mencionado.

2. El Proyecto de Ley de Televisión Digital está alineado con la actual modificación de la Ley de Televisión Nacional de Chile y del Consejo Nacional de Televisión, entrampados porque solo incorporan cuoteos políticos y no la representación de la sociedad civil y de profesionales idóneos para velar por los intereses de todos los chilenos en su programación.

3. Se incorpora la reserva de 40% de parte del espectro a cultura, pero no hay una definición clara de lo que se entiende por cultura ni de los canales culturales. Entonces, y acá importa el punto, no hay cómo hacer efectiva esta reserva si no hay definiciones del tema.

4. El proyecto no estipula que las empresas de pago incorporen canales educativos, culturales y comunitarios, y que estos puedan transmitir dentro del mismo paquete de servicios, lo que implica que no tendrían los medios para su difusión.

5. No hay indicaciones para fomentar las producciones nacionales y productores independientes, lo cual daña severamente al sector más creativo de la industria, marginándolos.

6. En regiones, los canales comunitarios serán los más perjudicados con este Proyecto de Ley, dado que no se contempla su reconocimiento ni se les valida como entes informativos y educativos. Su rol es fundamental en lo local.

7. Otro punto es la gratuidad de la TVD, ya que con el texto actual ésta se cobrará.

Con todo lo anterior, pareciera que en el Senado no todas las comisiones valen lo mismo, aunque cada una tiene miembros que se suponen idóneos en los análisis, evaluación y propuestas de sus respectivas temáticas. Dicho de otro modo, si para los parlamentarios no es necesaria la Comisión de Educación, Cultura y Ciencia y Tecnología, entonces más vale suprimirla o precisar atribuciones. Así avanzarían mejor, sin entramparse en lobbys poco claros y errados de todas las partes.

Hay que comprender que el PL de la Televisión Digital no es un problema técnico, sino cultural, por lo que no hay que apurar una discusión mal hecha. Hay que solicitar al ejecutivo que quite la suma urgencia y discutir esta iniciativa en todas las aristas necesarias para dar profundidad, pertinencia y actualidad a la audiencia del sigo XXI y asegurar la democratización de las comunicaciones.

En el debate se han apreciado varios intereses creados, partiendo por el lobby que ha realizado Enrique Correa para ANATEL y que ha provocado una serie de reacciones en torno a la poca consecuencia de privilegiar intereses personales, por sobre los ciudadanos y las definiciones políticas personales.

Es preocupante ver el poco interés de la ciudadanía en torno al tema, pero a la vez el desconocimiento que existe más allá de lo técnico. Peor aún, la misma desinformación corre para algunos miembros de la cámara alta, donde se encuentra hoy el proyecto, quienes se han declarado ignorantes en torno al tema en conversaciones directas con quien escribe esta columna. Claramente, esta es una omisión importante que comenzó en el gobierno anterior con la tramitación que se inició el 2008 y la administración actual.

Ya no es la discusión técnica del plasma o LCD sin sello que usted compró antes del mundial, o del decodificador que deberá tener. Más allá del paso del sistema analógico al digital, no esta garantizada la gratuidad de la recepción.

Hay que prestar más atención si no queremos un segundo Transantiago. La discusión en el Senado se ha tornado impresentable. Frases como “es un problema técnico”, “hay que apurarse porque habrá un apagón digital”, “ya se discutió todo”, rayan en la poca consecuencia y nada de estudio de quienes están para velar por usted y por todos los ciudadanos del país. Y todo eso saldrá a la luz cuando las ilusiones ciudadanas se desplomen.

Actualmente existen señales de prueba que se entregan de manera gratuita por el Estado -con recursos que usted financia con sus impuestos- pero los canales los cobran en su cuenta de cable. Las concesiones que se entregarán de acuerdo a este proyecto son gratis para los empresarios de la TV, pero se cobrarán a los usuarios… a usted. Sumado a una Televisión futura más paupérrima en el aspecto programático de lo que ya existe. ¿Está de acuerdo?…No diga que no se le advirtió.

Columna publicada en El Post 20/04/2011

Deja un comentario