Internet

Cruz Coke el actor

 

Foto: santi.cl



Había que reparar en algún minuto que el ministro de Cultura Luciano Cruz-Coke, quien cuenta con la mejor aprobación ciudadana –un 73% después del ministro Golborne de acuerdo a la última encuesta Adimark- y que fue dejado de lado por los analistas, está en su máximo minuto de fama internacional, pero es su peor momento al interior de su ministerio.

Los despidos y el desorden administrativo parecen ser su desvelo. Querer proyectar a la ciudadanía un orden que no hay y, al mismo tiempo, levantar una gran propuesta audiovisual en el extranjero es su mayor desafío.

No todo brilla. Algo se intuyó el fin de semana pasado cuando la página web institucional apareció hackeada -casualidad o no-, el ministro estaba en Miami y seis despidos fueron anunciados el viernes. Bajo este escenario, los funcionarios golpearon la mesa y exigieron respeto por sus derechos laborales, a través de la ocupación de su oficina en Valparaíso, a la espera del diálogo.

Las demandas son categóricas y claras desde que se iniciara la ola de desvinculaciones del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes -CNCA- en el 2010: “No más despidos, el reconocimiento de la Asociación de Funcionarios de la Cultura -Anfucultura-, la reincorporación de trabajadores despedidos y la instalación de una mesa de trabajo”.

Atrás quedó la promesa electoral del Presidente Piñera que decía “En nuestro futuro Gobierno todos los funcionarios públicos, ya sean de planta, contrata u honorarios serán respetados en sus derechos y promovidos en función de sus méritos”. A todas luces, la autoridad ha vulnerado los derechos laborales y no puede hacerse el desentendido frente a la reciente manifestación interna del CNCA, que se agrega a irregularidades que han denunciado sus funcionarios desde el año pasado.

Si bien el ministro accedió a establecer una mesa de trabajo y diálogo para la próximas semanas y la ocupación se depuso, los trabajadores agrupados en Anfucultura contaron con el respaldo del presidente de la ANEF, además de los diputados De Urresti y Farías quienes, en las dependencias del CNCA y pese a inconvenientes de seguridad, citaron al ministro a la Comisión de Cultura de la Cámara para analizar los antecedentes recopilados.

Existen varios cuestionamientos. Ya en diciembre en El Post hablamos de los gastos que realizó en Recursos Humanos el CNCA, donde aumentó sus dineros en más de 1300 millones, y la dotación máxima de la institución de 385 a 459 personas, sumado a las funciones críticas de 12 (103 millones) a 15 (165 millones). Es evidente que el aumento de recursos en más de 19% no resulta proporcional al aumento de cupos.

Hace poco se realizó una inversión de 165 millones en remodelación de nuevas oficinas y muebles (que ya se habían cambiado el 2009), junto a la disminución en más de 1500 millones en programas directos del CNCA. Este es claramente un presupuesto extraño. ¿Quién fiscaliza? De hecho, poco y nada se puede justificar la disminución de personal por falta de recursos, porque cada vez hay nuevas contrataciones.

Frente al alarde del gobierno en materia de políticas laborales y disminución del desempleo, parece poco razonable que tampoco intervengan las autoridades que deben velar por los trabajadores.

La molestia de Anfucultura con los más de 120 despidos sin justificación y el tardío diálogo con la autoridad se dio a conocer -una vez más- gracias a las redes sociales, donde emplazaron y desmintieron los dichos de la máxima autoridad.

Si bien la ocupación se depuso, la realidad interna dista del premio internacional que recibió el Ministro como mejor figura pública 2010, entregado por CAMACOL por su apoyo al desarrollo de la industria audiovisual. Hay que empezar a ver con qué criterio son entregados los premios y qué conoce la ciudadanía de la gestión, porque es posible sospechar que tan alta aprobación en la Adimark respecto a Cruz-Coke solo se deba a su fama de actor y a su personaje de Axel Schumacher en “Fuera de control”. Porque, en lo relativo a su gestión, aún no están claras las políticas públicas al 2015 y se sigue haciendo alarde del trabajo que viene del gobierno anterior.

Columna publicada en El Post 09/06/2011

Fondos Cultura y Altazor

Sol aunque naciste en mi ojo derecho y moriste en mi ojo izquierdo” Altazor (V) Vicente Huidobro.

Al parecer nadie del equipo del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes reflexionó que “Altazor” proviene de un fracaso y encarna otro. Sin embargo, con extractos de una obra de Huidobro ganadora del 2009 se dio inicio a la premiación de los Fondos de Cultura 2011. Más de 18.730 proyectos  se han hecho realidad desde su implementación y este año la cifra de inversión llegó alrededor de los 19 mil millones de pesos. Lo que parecía ser una ceremonia pasiva se transformó en una revolución de anuncios y de inesperadas visitas.

Por eso que resulta importante analizar la información entregada por el ministro Cruz Coke acerca de los fondos concursables y otros hechos que ocurrieron en la premiación.

Premiación Fondos de Cultura (Foto gentileza CNCA)

Ya habíamos señalado acá en El Post, lo complejo de las postulaciones, y como respuesta a ello se anunció la modernización del proceso, con una evaluación digital y remota, un seguimiento adecuado y un sistema de rendición inteligente, así como la seguridad de esta misma vía respecto de los derechos de autor y la incorporación de jurados internacionales.  Todo eso apunta a mejorar el proceso y la transparencia en la elección de los ganadores.

Sin embargo, y aquí esta el “punto de quiebre” definitivamente hay una cantidad importante de postulantes que no saben realizar proyectos desde la vista de “jurado evaluador” las  falencias en contenidos eran pauperrimas. Esto sumado a que se deberá escanear una parte importante de documentos. Asimismo cabe recordar que videos, libros y otros son solo presentables bajo modalidad vía mano, por ende cuidado cuando hablamos pomposamente de una modernización

Entonces esto resulta preocupante en varios aspectos: el CNCA deberá invertir en una plataforma digital adecuada para que no colapse, en experiencias de otros servicios públicos un call center para dudas de postulación no dará abasto. De igual modo, con tecnología y sin esta, se requiere de un área especial de capacitación para la presentación de los “proyectos” en regiones, una falencia de los postulantes en todas las disciplinas. Sumado a lo anterior, junto con abrir nuevas líneas, hay que hacer fondos diferenciados para profesionales y principiantes, todo lo cual significa avanzar en una modernización en un plazo de 2 a 3 años.

Por otro lado, dadas las expectativas respecto a los Fondos de Cultura exigen que la transparencia sea impecable.   Tal como dijo el propio ministro, debemos acabar con el “amiguismo”, y por eso el verdadero escándalo porque L90 Cine digital Ltda. (Lastarria 90 ex propiedad de Cruz- Coke) se haya adjudicado un monto de 12 millones de pesos en el Fondo Audiovisual, lo que obliga a una aclaración por parte del jurado y estipular a futuro que en toda postulación no se admitan las entidades que hayan estado vinculadas a ministros y autoridades para evitar suspicacias.

Lo que es difícil de aceptar es que, antes de hablar de modernidad aún no se establezca las políticas públicas culturales, se ordenen las áreas del CNCA, se dialogue con sus funcionarios – quienes llegaron a la ceremonia para exigir no haya más despidos – ya que la cultura y toda propuesta a esta se debe realizar con l@s “trabajador@s de la cultura”  y no con profesionales inexpertos.   El objetivo del Consejo Nacional de la Cultura y Artes debe ser el desarrollo cultural, armónico, equitativo y pluralista entre los habitantes del país y, discrepando con el Ministro, no hay que excluir al pueblo: Hay  que valorar y fomentar la preservación de nuestro patrimonio e identidad basado en su cultura popular.

Por último, el proceso de modernización debe incluir el cambio de fecha de las postulaciones para que se realice en septiembre, con la finalidad de ser entregados al inicio del año calendario.   Hay un futuro que puede alcanzar mayores niveles de calidad, equidad y transparencia, pero advertimos con anticipación las falencias de esta digitalización cultural y no podemos dejar de recodar, como dicen los análisis, que “Altazor” proviene de un fracaso y está encarnando otro. Porque de la cuenta pública del ministro hay aún mucho por desgranar.

Esta historia continuará…

Columna publicada en El Post 21/01/2011

Si es chilena es buena!

Si cada canción hablara, estoy segura que a muchos de ustedes les sacaría sus emociones más profundas en una sonrisa, una lágrima, un enojo, un recuerdo.


La música esta siempre presente, nos deja huellas en la vida y marca las generaciones.  Hay para todos los gustos y edades. Detrás de cada tema hay autores, intérpretes, músicos, sonidistas, técnicos, equipos completos encargados de entregar sus obras, su “talento chileno”, a las audiencias para que la disfruten y plasmen sus experiencias, bailes, fiestas y momentos íntimos.

Todos tenemos un tema -como bien lo decía nuestro querido Rumpy- y por eso no podemos quedarnos ajenos a la Celebración del Día de la Música el próximo 22 de noviembre, y qué mejor si es con lo nuestro, la música chilena. Sí, nuestra “música chilena”, el producto nacional, esa que en los últimos meses abrió un debate en torno a la imposición de una ley para escucharla, promoverla y difundirla en las radios. Esa que a veces es vapuleada denostando a nuestros artistas y creadores, a ellos que vuelcan su vida de manera profesional para entregarnos el arte de organizar sensible y lógicamente una combinación coherente de sonidos y silencios, en melodías, armonías y ritmos.

Son tantos los artistas surgidos en los últimos años en todo tipo de géneros que es imposible nombrarlos a todos en este humilde posteo.  Van desde el folklore con Violeta Parra, Margot Loyola, Raúl de Ramón; la nueva canción chilena que tuvo su apogeo en dictadura con Víctor Jara, Quilapallún, Inti-illimani, Illapú, Patricio Manns.  También los que avanzaron por la fusión de las melodías latinoamericanas con Guillermo Riffo, Los Jaivas, o los exponentes del neo-folklore como Las Cuatro Brujas. Inolvidables para más de algún lector son los boleros y baladas que más de un beso y lágrima derramaron con canciones de Lucho GaticaBuddy Richards , Alberto Plaza, Keko Yunge, Andrea Tessa, Fernando Ubiergo, Juan Antonio Labra o nuestra imperecedera Palmenia Pizarro. También esta nuestro extraño de pelo largo Florcita Motuda.

Hay quienes disfrutaron de la nueva ola, con Cecilia, Germán Casas, Los Ramblers, Los Hermanos Zabaleta, el “Pollo” Fuentes, Pat Henry y el insigne Luis Dimas.

El canto nuevo, heredero de la nueva canción chilena de Violeta y Víctor Jara, surgida en el Café del Cerro a fines de los ‘70 y principios de los ‘80,  donde hubo que establecer una comunicación diferente con la música por los complejos tiempos que se vivía, y ahí estuvieron estos valientes artistas con el Grupo AbrilSchwenke y Nilo, Feló, Eduardo Gatti, Luis Le-bert, Eduardo Peralta, Sol y Lluvia, para dar paso a esa generación de los ‘80 marcada por el rock de Los Prisioneros, UPA, Valija Diplomática, Nadie, Electrodomésticos, Criminal, Pánico, Emociones Clandestinas, Aterrizaje Forzoso, Aparato Raro, Cinema – Scaramelli.

De pronto, sin confiar aún en esta industria llegamos a los ‘90 con el profesionalismo y la internacionalización de los nuevos ritmos pop de Lucybell, Los Tetas, La Ley, Saiko, Los Tres, Tiro de Gracia.

Junto a esa generación post ‘90 que marcan Nicole, Los Chancho en Piedra, Kudai, De Saloon, Sinergia, Gondwana, Los Bunkers, Los Peores de Chile, se suman los jazzistas como Roberto Lecaros, Cristián Cuturrufo, y los que unen generaciones como Angel Parra Trío y el Tío Valentín, Los Bunkers y el Pollo Fuentes, Intillimani y Los Bunkers, Los Tres y Buddy Richard

También hacemos gala de esos sonidos clásicos, como la música docta de  Vicente Bianchi, Claudio Arrau, Roberto Bravo.

Son infaltables los clásicos de años nuevos y matrimonios como La Sonora de Tommy Rey, el recordado Giolito y su combo, Joe Vascocellos y la música de gusto popular con las canciones de Américo, La Noche, Jordán y la Fórmula Feat Shamanes.

Para los resistentes de oído, están las melodías metaleras de Wangelen, Paghania, Folkneim. Uf!!!.  La  de nuestra tierra, la música de tradiciones, para los que aman la vida rural, esas cuecas bravas que llegaron para quedarse los dieciochos acompañadas por 3×7 veintiuna y Porfiados de cueca, que vienen de la mano del tío Roberto Parra y del querido Tito Fernández. No puede faltar esa música romántica que lloramos cuando recordamos al amado/a que no fue, como Natalino, Mario Guerrero, Alexis Venegas.

Y este siglo XXI de sorpresas y grandes promesas en la música, esa generación que pasa desapercibida por todas las anteriores, pero que abren caminos con su marcada irreverencia, Juana Fe, Guachupé y Chico Trujillo. Sumado a los atrevidos como Fran Valenzuela, Anita Tijoux, Gepe, Nano Stern, Manuel García. Los músicos y bandas emergentes de hoy, como la mediabanda, Fulano la Banda, más renovada y los bateristas que acompañan el rock progresivo del cual ha participado Eduardo Cuesta como Subterra. Estan esos músicos que nos sorprenden como Yeti, Civil, Arre, Camila Moreno, Fernando Milagros, Pascuala Ilabaca y los que reconocemos a través del cine Chinoy, Pedro Piedra y Don Nadie.

A ellos, a todos los que me faltaron, a todos lo que vendrán, vaya el reconocimiento por entregarnos cada día una nota musical, su arte, su pasión. No importan el orden, estos son nuestros músicos, esta es la Música Chilena que merece ser escuchada por todos a más del 20% en todas las radios de Chile. Uno de ellos podría ser tu hermano, tu hijo o tu nieto.  La música es parte de nuestro Patrimonio, nuestra identidad en las huellas de los sentimientos de la gente, el poder de una canción que nos marca para toda la vida.

Gracias a todos por darnos tanto….¡Feliz día de la Música!

(Mis agradecimientos a la comunidad Twittera sin ellos no logro este post )

Columna publicada en El Post 17/11/2010 

 

Servicio País Cultural

Cómo intervenir barrios promoviendo la cultura se ha vuelto todo un desafío en los gobiernos desde el retorno a la democracia.  En esta un rol fundamental jugó el Programa Servicio País – Cultural – desde sus inicios  ya que  permitió la intervención y el levantamiento de proyectos para fortalecer y promover el área “cultural” en un sector importante de la población, cuando no había institucionalidad para esta.

Lo anterior es a propósito del reciente acuerdo firmado entre el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y la Fundación para la Superación de la Pobreza que lleva de nombre (no) original Servicio País Cultura,  creado para promover el desarrollo artístico y cultural en barrios o localidades vulnerables del país, cuyo socio estratégico serán los municipios.

No obstante, y de acuerdo a la creación de esta alianza (no) “inédita”, hay que revisar un poquito lo que hay en la casa y hacer memoria  respecto al mismo tema, para potenciar y aumentar en recursos lo existente, y con esto fortalecer lo realizado en la institucionalidad de Cultura, en su política cultural 2005 – 2010, la cual se encuentra trabajando en barrios vulnerables hace cuatro años en convenio con la mencionada Fundación para la Superación de la Pobreza.

Siempre es bueno recordar y proyectar a futuro una gestión, de este modo en la IV Convención Nacional de la Cultura, realizada en el 2006, que el CNCA lanza el programa Creando Chile en mi Barrio,

con la finalidad de satisfacer la demanda y requerimientos de los “municipios”, en convenio con el MINVU y con la “Fundación Nacional para la Superación de la Pobreza”.  Este tenía por objetivo trabajar al 2010 más de 200 barrios y localidades del país, vulnerables culturalmente, segmentadas por razones socioeconómicas o geográficas. Desarrollando capacidades en la apreciación y goce de expresiones artísticas de calidad, permitiendo la formación de audiencias, sumado al trabajo para la instalación de capacidades de autogestión.  La meta al primer año fue de “40 barrios” con una inversión inicial de doscientos millones de pesos.

De igual modo, desde los inicios del Programa Servicio País, este a reforzado la línea de trabajo de cultura poniendo mayor énfasis desde 1998, con el objetivo principal de promover y fortalecer la cultura local en comunas rurales vulnerables, de manera que contribuyeran al desarrollo. Es así que, se realizaron rondas de trabajo con personas vinculadas a la cultura como  Milan Ivelic y Claudio Di Girolamo, entre otros, con la finalidad de recoger sus visiones y aportes para abordar la temática en las comunas. En la convocatoria de prensa se hablaba de un “Servicio País Cultural” como una de las novedades del programa Servicio País ese año, convocando a profesionales del área del arte y la cultura para postular.

Con todo, a la fecha no hemos leído aún del Ministro del área de las inéditas e innovadoras propuestas en materias culturales, que permitan una adecuada intervención y trabajo en comunas de menores recursos. Las cuales sería primordial acompañarlas de mayor financiamiento, problema puntual de los municipios, organizaciones, centros culturales, creadores, artistas, gestores, profesionales del área, de las comunas más pobres del país a la hora de la realización de intervenciones culturales.

Sin lugar a dudas la Cultura, juega un rol fundamental en la calidad de vida de las personas, más aún en comunas vulnerables, y esta alianza estratégica por el 2011, llega en buena hora para que se ordene la casa – CNCA – y se mire con proyección futura la carta de navegación del trabajo Cultural que se quiere entregar a las audiencias del siglo XXI.

Columna publicada en El Post 02/11/2010

Si Violeta postulara a un FONDART no se lo ganaría

Se terminaron las postulaciones a los FONDART 2010 y con ello las expectativas de muchos gestores culturales para financiar sus proyectos al 2011.

Sin embargo, nuevamente fue un fiasco el sistema de postulación por complicado.   Alguna vez, en una comisión de Cultura y Artes de una campaña presidencial, se dijo que si Violeta Parra estuviera viva y postulara a un FONDART no se lo ganaría.

Y es que se solicita tanta documentación innecesaria, con formatos mal diseñados y bases complejas para primerizos y experimentados, que se hace impostergable la tarea de incluir y optimizar la cobertura de nuevas formas de financiamientos a los gestores culturales en las distintas disciplinas con las que se postula a los Fondos Concursables a través del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

Sumado a lo anterior, aún esta el resquemor de los gestores sobre el cuoteo en la distribución de los fondos culturales.

Hay que agradecer a los gobiernos de la Concertación por crear la institucionalidad de la cultura y las artes y las políticas públicas de estas, pero criticar a la vez que no se cree una mesa de trabajo participativa para mejorar los aspectos cuestionados, sobre el volumen de los recursos y la autonomía en las decisiones respecto de las presiones políticas.

Nada de esto se ha escuchado del ministro Cruz Coke, por lo que, aparentemente, este año no habrá cambios. Y persisten las dudas para los próximos tres años, ya que tampoco existe un programa de gobierno claro en la materia ni la disposición a entablar una mesa de trabajo para ordenar la distribución de fondos de cultura repartidos en múltiples organismos públicos y ayudar al trabajo de los gestores culturales.

Las improvisaciones en esta materia no son buenos augurios para quienes conocemos el tema.

Sólo queda esperar que el nuevo jurado, pese a su distancia de la realidad nacional, sepa valorar los esfuerzos y no se repitan errores ya conocidos sobre el imperio del amiguismo.

Columna publicada en Cambio 21 14/10/2010

No matar la música chilena es tarea país

Si vivimos todos separados
Para qué son el cielo y el mar
Para qué es el sol que nos alumbra
Si no nos queremos ni mirar (Los Jaivas)

Pareciera ser que la única música chilena que nos unirá por estos días es la canción nacional, pero no perdamos la esperanza; “La historia de la música chilena está íntimamente relacionada con la Historia de Chile”, y qué mejor definición para ésta en el mes de la patria y en el año del Bicentenario.

Sin embargo, y a propósito de la aprobación de la ley de incentivar la programación radial destinando un 20% a la música chilena en todo el país, el debate nunca se centró en el problema de fondo, y es realización de una ley para fomentar y escuchar al artista nacional para crear identidad cultural, sino en la de la obligatoriedad de escuchar.

Olvidamos que lo que busca esta ley le compete por rol al Estado y sus políticas públicas culturales, que para esta disciplina funciona en el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, concretamente, en el Consejo de la Música. 

El porcentaje exigido es bajísimo, considerando que de él, el 5% va para el folklore, que ni siquiera sabemos bailar. Viendo el desconocimiento que hay, me parece un gran avance del legislativo.

A la luz del día, este fue un debate que se generalizó y a ratos denostó el poco cariño por la música chilena, sus autores e intérpretes. Ningún artista en el mundo aprueba que su trabajo sea impuesto por “ley” y obviamente ningún radioemisor está de acuerdo en que su programación sea pauteada por ésta. Sin embargo, ante esta realidad nacional en torno a la música chilena, subyace la existencia de una industria comercial que la hace imposible de competir.

El sistema de cuotas en la música existe en muchos países para proteger su diversidad y patrimonio cultural, como es el caso de la Unión Europea. Esta práctica es usual en países como Francia, Canadá y Argentina  donde la exigencia para programar música nacional es de un 30% y de 50%, todos ellos países que tienen un alto grado de nacionalismo, conocimiento y valoración por su cultura y artistas.

¿Cuál es motivo de las burlas para escuchar la música chilena en un 20%?

Es un buen minuto para recalcar que, del cancionero radial, el 90% es extranjero y solo el 10% es producto nacional (reporte SCD), en un país que se cree desarrollado y que lleva la bandera chilena en el pecho. Es decir, algo así como 30 canciones al día, en su planilla de ejecución.

Hablar de imposiciones, hablar del daño a los radiodifusores,  mencionar en columnas sólo a los grandes autores o bandas, decir que la música chilena es mala, es propio del desconocimiento que se genera en torno al mundo de la música, sus artistas y su cultura.

Qué difícil es hacer cultura en Chile, qué difícil para los intérpretes, productores, compositores, músicos, sonidistas. Qué difícil es moverse en el ingrato mercado nacional. La cultura de masas nos consume, sin contemplar que los espacios son reducidos y caros. Hay que dar más posibilidades, que hoy son tan sesgadas, a nuestros artistas emergentes locales y nacionales,  en todas las disciplinas.

Agregar una puerta al sector de la música, incentivarla, promoverla, sólo nos lleva a una importante reflexión tras la aprobación de este debatido proyecto de ley: si bien no es lo idóneo que toquen música chilena por decreto, es una gran alternativa para difundir el Patrimonio Musical que está en crisis y cuidar a sus autores, compositores y músicos, artistas nacionales que no pueden competir con grandes apuestas de los sellos multinacionales.

Lo importante siempre es elevar el nivel del debate. Vaya mi mensaje a la autoridad del ramo, los expertos culturales que hay en el parlamento y expertos columnistas que salieron en torno a la disciplina de las artes musicales: el crear una ley para fomentar la música chilena sólo habla de la debilidad de la institucionalidad cultural que existe hoy, ahí debe centrarse la discusión. En el despliegue de nuevas políticas culturales, acordes a los tiempos que vivimos, la piedra de tope no es de la obligatoriedad, sino potenciar y proteger la identidad cultural inyectando recursos, que deben redundar en la creación de un Instituto de la Música, como en los países desarrollados.

Me parece prudente que las acciones sean más categóricas, ordenadas, serias y sin improvisaciones. Llegó el momento de replantear al Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y reformular la institucionalidad para crear el “Ministerio de Cultura”, que sea el aglutinador de todas las áreas y disciplinas. Y que sea, también, el gran promotor y difusor de la Cultura, Artes y Patrimonio, con capacidad de fomentar, apoyar y financiar la creación de industrias culturales nacionales  para que puedan ampliarse y competir con los grandes.

Cuando piense en música chilena no se vaya a los grandes artistas: piense en las miles de bandas emergentes que están esperando una oportunidad de mostrar su arte, para entrar a competir y poder proyectarse inclusive en el extranjero.

Pareciera ser que, si en Chile no se protege el patrimonio obligatoriamente, y no se educa desde la etapa pre-escolar, seguiremos con más leyes que sólo son el reflejo de lo construido como sociedad.

¡No matar la música chilena es tarea país!

Columna publicada en El Quinto Poder 02/09/2010

 

“ScuttlePad” una red social para niños

La revolución de la Web 2.0 no podía dejar fuera a los niños, quienes han crecido en la era digital y, en Estados Unidos, esta llega con ScuttlePad, la primera red social para menores de entre 6 y 12 años. 

Qué duda cabe de que las redes sociales son un fenómeno y aporte para los usuarios de Internet, las cuales hoy ya están dispuestas para los menores, no escapando a las normativas y vacíos legales que existen respecto a su seguridad y privacidad de datos.

En cifras, uno de cada cuatro niños es usuario de Internet y se ha creado un perfil en redes sociales. En Chile fotolog se destaca con miembros a nivel mundial. Con este fin fue creada ScuttlePad, que es el símil de Facebook y busca sociabilizar a los menores con la comunidad virtual de la que tanto hablan en su familia, amigos, programas de TV y que no es permitida para ellos por seguridad.

Veamos de qué trata

Me creé un perfil ScuttlePad – Patta, 9 años – no me pide apellidos ni datos de país, puedo ingresar mi foto, decir qué estoy haciendo, enviar mensajes, tener amigos, subir fotografías, hasta ahí seguridad en la privacidad de datos. Pero es restringida, es decir, me da alternativas de qué palabras puedo utilizar en mi estado (cuatro), formando una frase predeterminada –“Yo estoy escuchando música”-. Las fotos las aprueba un servidor y antes mis padres, y los amigos son los mismos usuarios que ya están en mi home, a los que debo pedir admisión. No hay chat por lo que no hay interactividad en línea, es decir, es una comunidad que esta monitoreada por los padres y por los administradores del sitio para resguardo de los menores. Su finalidad como señaló Chad Perry, fundador y creador de ScuttlePad, es que, “Enseñamos a los niños a cruzar la calle, pero no les enseñamos efectivamente lo social media”.

A propósito de la descripción realizada de la red social basada en Facebook: ¿ScuttlePad será atractiva para los menores chilenos? No puedo dejar de hacer esta pregunta, ya que un reciente informe de “Exposición Electrónica de adolescentes en redes sociales Chile 2010” de la Subsecretaría de Investigaciones, señaló que “Chile es uno de los primeros países del mundo en usuarios de fotolog”. Sumado a un estudio de la consultora Divergente, da a conocer que los usuarios, son principalmente niños de entre 12 y 17 años, es decir, un 60% y de este el 3% es de menos de 12 años.

Con la anterior, cabe destacar que ScuttlePad es una red social que no abarca la realidad del niño digital actual, para este 3% que son usuarios de Internet les llevará al aburrimiento, ya que no permite interactividad, que es su principal  búsqueda al ingresar a la red. Esta vista abre puertas para ser usuarios de las comunidades que están de moda, Facebook, Twitter, Flikr, Myspace, y tantas otras, con sólo modificar un par de datos ya están conectados.

Las afamadas redes sociales, que han cautivado millones de usuarios y han marcado una nueva área de comunicación y marketing, hoy entran con fuerza en un público que lejos de omitirlo hay que enseñarle su utilización, línea correcta de ScuttlePad y su creador Perry. Y es en este sentido que se debe potenciar Internet y redes sociales en la educación formal, en las aulas, más aún en nuestro país, cuya meta Bicentenario estipulada, es que todos escolares tengan un computador y conectividad a Internet.

A modo educativo, ScuttlePad, es una gran iniciativa de acercamiento controlado a redes sociales para sus hijos, sociabilizarlo con la forma de entregar datos personales y conectarse en comunidad, recordando que esta no se escapa a la vulnerabilidad de perfiles falsos, porque es evidente que la columnista no tiene 9 años.

Columna publicada en El Quinto Poder 08/08/2010

Internet 40 años de energía en Redes

A 40 años de la creación de Internet o del hipertexto nos permite preguntarnos cual es la historia con la cual converge el método de comunicación más revolucionario de las nuevas tecnologías.

El Internet ha abierto las puertas del mundo y para el mundo, su creador el visionario ingeniero yugoslavo Nikola Tesla (1856-1943), además de poeta e inventor predijo la existencia de un sistema energético de distribución mundial que permitiría conectar todas las estaciones telefónicas del mundo, la difusión mundial de información y noticias, correo y otros escritos, la reproducción y envío de fotografías e imágenes, la implantación de un sistema de difusión musical, la impresión a distancia y la implantación de un registro horario universal.

Nikola Tesla el genio: http://www.pbs.org/tesla/res/res_arts.html

Ahora bien, Internet fue creada con fines políticos y científicos, la creación del hipertexto en la adentrada globalización se torna necesaria y es Vannevar Bush quien influye con estas ideas a la creación de la Internet, para promover las relaciones entre el gobierno federal de los EE.UU. y la comunidad científica norteamericana, además de los empresarios.

Un mito
Cuando en 1957 se crea la agencia el Arpa (Agencia para Proyectos de Investigación Avanzados,) para asegurar el éxito militar y tecnológico de Estados Unidos cuando la Unión Soviética iniciara la aventura con el satélite espacial Sputnik que origina la crisis de la confianza americana. El Arpa en 1969 establece el ARPANET, que será la red precursora de Internet, creándose los protocolos por maquinas conectadas. Las cuales pudieran seguir funcionando a pesar de que alguno de sus nodos fuera destruido por un hipotético ataque nuclear, los creadores de ARPANET, no tenían nada parecido en mente y llevaban años intentando terminar con esta percepción.

El inicio de la revolución tecnológica

El primer protocolo que se llamo NCP (Network Control Protocol ó Protocolo de Control de Red) para dar paso a uno más sofisticado llamdo TCP (Transmission Control Protocoló Protocolo de Control de Transmisión) y el Protocolo IP (Internet Protocol ó Protocolo de Internet). Los protocolos TCP/IP (http://es.kioskea.net/histoire/internet.php3) dividen la información en pequeños trozos o “paquetes de información” que viajan de forma independiente y se ensamblan de nuevo al final del proceso, mientras que IP es el encargado de encontrar la ruta al destino.

No obstante en 1974 es Viton Cerf y Bob Kahn quienes publican un Protocolo para “Intercomunicación de Redes por paquetes “, denominadas Redes interconectadas, o red de redes. La puesta en marcha del protocolo TCP permitió a las diversas redes conectarse en una verdadera red de redes, por eso se conoce a Vinton Cerf como el padre de Internet

Si embargo, en 1979 cuando el ARPA crea la primera comisión de control de la configuración de Internet y en 1981 se termina de definir el protocolo TCP/IP (Transfer Control Protocol / Internet Protocol) y ARPANET lo adopta como estándar en 1982, sustituyendo a NCP.

Finalmente, es en 1984 la NSF, Nacional Sciencie Fundation o Fundación Nacional para la Ciencia dio acceso a sus seis centros de supercomputación a otras universidades a través de la ARPANET. La NSF inicia una nueva “red de redes” a través de nuevas y más rápidas conexiones. Esta red se le conoció como NSFNET y adoptó también como protocolo de comunicación a TCP/IP. A partir de ahí se conectan más y más redes e, incluso, aparecieron nuevas redes como USENET y BitNet. La interconexión de todas ellas dio lugar a Internet.
Desde entonces, el desarrollo y extensión de Internet es imparable. Cada vez se conectan más máquinas a la red, y se van mejorando los servicios.
Ya en 1987 es cuando empieza la verdadera explosión de Internet y ese año se incorporan diversas redes de Europa. Aparece la primera aplicación informática de hipertexto de uso popular, Hypecard para Macintoch. es.wikipedia.org/wiki/HyperCard.

Fuente:
2007 Periodismo Digital Usach, Christian Antoine

http://es.kioskea.net/histoire/internet.php3
http://www.hipertexto.info/documentos/h_internet.htm
http://www.pbs.org/tesla/res/res_arts.html
http://www.darpa.mil/
http://es.kioskea.net/histoire/internet.php3
es.wikipedia.org/wiki/HyperCard