Comunicación Estratégica

El Gabinete del Presidente

En estos años, hemos apreciado cómo el gabinete del actual Presidente Piñera, ha causado algunos estragos ante la opinión pública, debido a sus estrategias descalificatorias hacia parlamentarios, ciudadanos, trabajadores, dirigentes, estudiantes e incluso hacia los ex-presidentes.

La armonía y el respeto no han sido el pie derecho del actual gabinete ministerial, aunque nos hacen sonreír por sus palabras y vocablos poco prudentes con una frecuencia que no da para bromas. Pero en lo real, ¿cuál es la labor de un Ministro? A ratos pareciera que se olvidó su función o quienes la ejercen la desconocen.

Foto Agencia Uno
Foto Agencia Uno

Hasta ahora la estrategia más recurrente ha sido encauzar toda responsabilidad al gobierno anterior o a los gobiernos anteriores, olvidando proyectar en el último año de ‘gestión sus propios logros’.

Con esta estrategia política también logran -creen- que sus propias ineptitudes pasen desapercibidas ante la opinión pública, y como ello no ocurre lo que sí sucede es que tienen al actual Presidente y al Gobierno en un mal pie en su credibilidad y liderazgo, no solo en Chile sino ante el mundo.

Sin duda, hoy tenemos ministros y ministras descontrolados y en crisis permanente, que desde el inicio del Gobierno han ayudado a solventar una candidatura presidencial ausente. Lo han tenido todo: Una oposición desunida y enfrentada, sin temas y, peor aún, sin agenda propia. Pero por otra parte, la mejor oposición viene de sus propias filas y partidarios, o a esta altura de sus ex-partidarios ya que en un año eleccionario cada uno vela por llegar a la meta de sus intereses personales y no de los colectivos, en especial cuando se ve que los colectivos no tienen puerto al que arribar.

A resultado evidente también, que los ministros han mostrado una agenda propia, y discursos políticamente poco correctos de los que se han debido retractar en más de una ocasión. Quizás la pregunta más recurrente a esta altura ha sido dilucidar ¿quién ordena el gabinete? El rol que debiera ocupar el Ministro del Interior no parece estar orientado por una estrategia concreta y coherente, salvo el reiterar la culpa a los pasados gobiernos. Las intervenciones sorpresas de sus pares en áreas como Trabajo, Salud, Sernam, Economía, Defensa, Energía, etc. y estos evidentes contrapuntos se viralizan por las redes sociales y los medios convencionales. Sumado al rol de una vocería que debe traspasar lo que piensa el Ejecutivo que se opaca al no tener un rol político táctico. Peor aún, por no consolidar y emitir un discurso/mensaje constructivo para la opinión pública.

En definitiva, en tres años su estrategia comunicacional más creativa ha jugado solo una carta, la del 27-F y la responsabilidad política que le compete a la ex-Presidenta Bachelet. Ante la manipulación de la información hay que aclarar que responsabilidad política es el rol de conducción que le compete a todo Presidente. Bachelet la asumió como corresponde en una declaración voluntaria que realizó del caso y que fue filtrada a los medios. Por lo tanto, es irresponsable juzgar o exigir a Bachelet que pida perdón cuando la jueza ha dicho que no hay responsabilidad penal en lo que a ella le compete.

Estratégicamente, los ministros –todos- han contribuido a potenciar y realizar la campaña política presidencial más económica de la historia con una candidata que es invisible, es más, a la fecha aún no es candidata, y que hoy tiene la mayor opción de ganar en noviembre. Se olvidaron que es la ciudadanía la que hace juicio político y la mantiene con más del 75% de aprobación desde su salida.

No hay que perder de vista que los ministros responden a colaborar con el Presidente en las temáticas designadas, pero también a asesorarlo, es su rol político y técnico. Entonces la falla es clara: Hoy tenemos un Presidente que actúa solo y ministros que solo obedecen o que se salen de sus cabales, llevando al fracaso a una gestión. Por parte del gobierno anterior, el exceso de confianza de sus ministros llevó a una encrucijada con un gabinete que no tuvo respuestas para el Presidente ante una catástrofe, como fue la del 27-F.

Culpar a Bachelet de muertes que escapan a cualquier Presidente de turno y mirar solo el pasado, es tan paupérrimo cuando no se puede hablar del presente y del futuro del Gobierno propio.

Con todo, lo cierto del 27F es que aún las zonas y familias afectadas siguen sin reconstrucción, sin empleo fijo y que muchos hogares han perdido los beneficios previstos inicialmente. El gobierno ha manipulado las cifras y en varios lugares se ha dado por concluida su labor, al menos en el papel, porque lo observado en terreno es completamente diferente. La finalidad es eludir sus responsabilidades al no ser capaces de haber creado en estos años un canal de modernización que dé respuestas y prevenga eventuales desastres naturales.

Responsabilizar a los Presidentes en todo nos lleva también a exigir que los ministros se comporten a la altura, y no como marionetas del Primer Mandatario, asumiendo como único rol el descalificar o evitar las responsabilidades, dejando atrás la lealtad del cargo asumido que es, antes que nada, con el país. No hay que olvidar que gobernar es un trabajo en equipo y que se supone, tiene a los mejores, por lo menos en el gabinete del Presidente.

Columna publicada en El Post 08/02/2013

Piñericosas o Condorito

Si de condoros se trata no cabe duda el ranking se lo lleva y esto con mucho respeto, el Presidente de la República de Chile.
Foto: ochovio.tumblr.com

Estoy muy contento de estar…en “Cumpeo” la tierra de Condorito

Sí escucho bien, Condorito según el Presidente es de Cumpeo. Gran lapsus tras su visita al Maule al recibir del Alcalde una historieta que lo muestra junto al pajarraco. El cómics de humor más importante de Chile e icono del español, parte de nuestra cultura popular.

Creado por Pepo, Condorito vivió en la ciudad de “Pelotillehue” como olvidarlo!, junto a sus amigos: el Comegato, Compadre Chuma, Pepe Cortizona, Don Cuasimodo, Washington el perro y su Yayita. Inolvidable su historia con un propio Santo “San Guchito” y su diario “el Hocicón” entre otras.

Al parecer las equivocaciones de la máxima autoridad del país ya no solo son el respaldo ante decisiones desafortunadas políticamente de mentirillas,  sino que además se le hizo un hábito ser “poco prudente”, crear e inventar personas, palabras, historias, ya sea por lapsus, buena onda, ignorancia o “estrategia”.

Quizás ya es hora de patentar las piñericosas culturales que van desde dar la vuelta al mundo con papelito de los 33, en Alemania su mal interpretado “Deutschland über alles”, hasta crear a Robinson Crusoe; tusunami; maremoto; zafrada; cubrido; inventar que el pan y el conejo son de Isla de Pascua; su pana del tonto con helicóptero, el laurel como árbol mapuche; Florencio Ceballos, entre las que me acuerdo y rompiéndola con el último hit: Cumpeo ciudad natal de nuestro querido Condorito. Plop, exijo una explicación!

Confieso que aquí es cuando echo de menos al Rey de España, ya que dan ganas de decir (con cariño) “Piñera por que no te callas”!

Quedan tres años así que tengáis paciencia. Ciertamente esto no debe desviar la vista de lo que pasa en el Bío Bío, pero si ante tanto temblor riamos un rato.

Condorito al enterarse de los dichos, quien por cierto no exigió explicación si dio a conocer su declaración:

Ver comunicado de prensa

Ah! No olviden que este post es en “son de paz”. :)

Columna publicada en El Post 19/02/2011