Bachelet

El Gabinete del Presidente

En estos años, hemos apreciado cómo el gabinete del actual Presidente Piñera, ha causado algunos estragos ante la opinión pública, debido a sus estrategias descalificatorias hacia parlamentarios, ciudadanos, trabajadores, dirigentes, estudiantes e incluso hacia los ex-presidentes.

La armonía y el respeto no han sido el pie derecho del actual gabinete ministerial, aunque nos hacen sonreír por sus palabras y vocablos poco prudentes con una frecuencia que no da para bromas. Pero en lo real, ¿cuál es la labor de un Ministro? A ratos pareciera que se olvidó su función o quienes la ejercen la desconocen.

Foto Agencia Uno
Foto Agencia Uno

Hasta ahora la estrategia más recurrente ha sido encauzar toda responsabilidad al gobierno anterior o a los gobiernos anteriores, olvidando proyectar en el último año de ‘gestión sus propios logros’.

Con esta estrategia política también logran -creen- que sus propias ineptitudes pasen desapercibidas ante la opinión pública, y como ello no ocurre lo que sí sucede es que tienen al actual Presidente y al Gobierno en un mal pie en su credibilidad y liderazgo, no solo en Chile sino ante el mundo.

Sin duda, hoy tenemos ministros y ministras descontrolados y en crisis permanente, que desde el inicio del Gobierno han ayudado a solventar una candidatura presidencial ausente. Lo han tenido todo: Una oposición desunida y enfrentada, sin temas y, peor aún, sin agenda propia. Pero por otra parte, la mejor oposición viene de sus propias filas y partidarios, o a esta altura de sus ex-partidarios ya que en un año eleccionario cada uno vela por llegar a la meta de sus intereses personales y no de los colectivos, en especial cuando se ve que los colectivos no tienen puerto al que arribar.

A resultado evidente también, que los ministros han mostrado una agenda propia, y discursos políticamente poco correctos de los que se han debido retractar en más de una ocasión. Quizás la pregunta más recurrente a esta altura ha sido dilucidar ¿quién ordena el gabinete? El rol que debiera ocupar el Ministro del Interior no parece estar orientado por una estrategia concreta y coherente, salvo el reiterar la culpa a los pasados gobiernos. Las intervenciones sorpresas de sus pares en áreas como Trabajo, Salud, Sernam, Economía, Defensa, Energía, etc. y estos evidentes contrapuntos se viralizan por las redes sociales y los medios convencionales. Sumado al rol de una vocería que debe traspasar lo que piensa el Ejecutivo que se opaca al no tener un rol político táctico. Peor aún, por no consolidar y emitir un discurso/mensaje constructivo para la opinión pública.

En definitiva, en tres años su estrategia comunicacional más creativa ha jugado solo una carta, la del 27-F y la responsabilidad política que le compete a la ex-Presidenta Bachelet. Ante la manipulación de la información hay que aclarar que responsabilidad política es el rol de conducción que le compete a todo Presidente. Bachelet la asumió como corresponde en una declaración voluntaria que realizó del caso y que fue filtrada a los medios. Por lo tanto, es irresponsable juzgar o exigir a Bachelet que pida perdón cuando la jueza ha dicho que no hay responsabilidad penal en lo que a ella le compete.

Estratégicamente, los ministros –todos- han contribuido a potenciar y realizar la campaña política presidencial más económica de la historia con una candidata que es invisible, es más, a la fecha aún no es candidata, y que hoy tiene la mayor opción de ganar en noviembre. Se olvidaron que es la ciudadanía la que hace juicio político y la mantiene con más del 75% de aprobación desde su salida.

No hay que perder de vista que los ministros responden a colaborar con el Presidente en las temáticas designadas, pero también a asesorarlo, es su rol político y técnico. Entonces la falla es clara: Hoy tenemos un Presidente que actúa solo y ministros que solo obedecen o que se salen de sus cabales, llevando al fracaso a una gestión. Por parte del gobierno anterior, el exceso de confianza de sus ministros llevó a una encrucijada con un gabinete que no tuvo respuestas para el Presidente ante una catástrofe, como fue la del 27-F.

Culpar a Bachelet de muertes que escapan a cualquier Presidente de turno y mirar solo el pasado, es tan paupérrimo cuando no se puede hablar del presente y del futuro del Gobierno propio.

Con todo, lo cierto del 27F es que aún las zonas y familias afectadas siguen sin reconstrucción, sin empleo fijo y que muchos hogares han perdido los beneficios previstos inicialmente. El gobierno ha manipulado las cifras y en varios lugares se ha dado por concluida su labor, al menos en el papel, porque lo observado en terreno es completamente diferente. La finalidad es eludir sus responsabilidades al no ser capaces de haber creado en estos años un canal de modernización que dé respuestas y prevenga eventuales desastres naturales.

Responsabilizar a los Presidentes en todo nos lleva también a exigir que los ministros se comporten a la altura, y no como marionetas del Primer Mandatario, asumiendo como único rol el descalificar o evitar las responsabilidades, dejando atrás la lealtad del cargo asumido que es, antes que nada, con el país. No hay que olvidar que gobernar es un trabajo en equipo y que se supone, tiene a los mejores, por lo menos en el gabinete del Presidente.

Columna publicada en El Post 08/02/2013

Escenario B, Bachelet no va

Las cartas están tiradas.Con el abanderad@ presidencial de la Democracia Cristiana, se ingresa a la competencia para las primarias presidenciales del próximo 30 junio. 

De este modo, con izquierdas y derechas en competencia,  hay un solo factor que provoca el mayor resquemor en los candidatos, y es el silencio de la ex presidenta Bachelet. Ya sabemos que ella hablará en marzo. Sin embargo, el ruido de un escenario B es el mayor desafío: ¿Qué pasa si Bachelet no llega en marzo?

Esta posibilidad ya viene escuchándose hace varios meses desde el circulo más íntimo y familiar de la ex-mandataria, escondido entre el constante agobio y el aprovechamiento político que realiza la derecha y la prensa también de derecha respecto de su actuación en el fatídico 27F.

Entonces es ahí, ante la duda del regreso, que tiene sentido continuar con la campaña basada en la descalificación de un capítulo doloroso para el país para enlodar la imagen de una ex-Presidenta que cuenta con el prestigio y reconocimiento internacional, además de miembro de la organización más importante del mundo, sumado al cariño y reconocimiento también de su gestión que hace la mayoría del país.

Por lo tanto, la pregunta del para qué regresar resulta natural.   La menor complicación previsible es que deba ir a primarias sin duda. No obstante, si Bachelet no regresa, como dice la canción, “cambia, todo cambia”.

Como la finalidad sigue siendo sacar al gobierno de la derecha, empieza a circular el rumor para una nueva estrategia; el retorno de Ricardo Lagos Escobar.   Claro, se analiza, por eso la figuración que está teniendo en el último tiempo.

Frente a la compleja situación que crearía el Plan B, el nombre de Lagos quedaría ubicado de inmediato en la categoría del favorito.   Conociendo a los partidos políticos opositores y frente a la necesidad de armar un nuevo plan estratégico con otros candidatos que den la misma potencia de Bachelet, el primer nombre es del ex mandatario. También se ha barajado el de Insulza, con lo que PS y PPD quedan en primera línea. ¿Pero qué harán DC y PR?

El hambre político se desataría en grande. José Antonio Gómez ha sido el primer damnificado porque no ha logrado potenciarse ante la opinión pública como un candidato competitivo pero de todos modos ¿cuánto pesan los radicales hoy?

Y por parte de la DC, si el candidat@ no enciende en este eventual nuevo escenario, tendrán que ser tácticos. Es decir, estarían en una opción real de retornar con su mejor carta para la Presidencia de la República, por tanto barajar otra alternativa, la más creíble, la más reconocida por la gente, la más competitiva y con quién se alinearía a la militancia en una primaria. Este sería el minuto de la actual Senadora Soledad Alvear.

Con todo, para la derecha la situación seguiría siendo compleja, ya que la fuerza de Lagos está con su público objetivo de los empresarios y Alvear llega a la centro derecha, por lo que, se complica la competencia electoral de Golborne (UDI), si Allamand (RN) no repunta. Aunque la aspiración es lograr el 40% la carta que lleven es fundamental. El actual Presidente Piñera será fundamental en ello, ya que el rumor dice es potenciar un eventual retorno al 2018.

Inclusive los candidatos independientes deberán definirse o rearmarse.  Parisi y Jocelyn Holt ¿a dónde se irán o con quién?… Y a Velasco ya no le servirá el “voy”, por que ya no vendrá.

Este inesperado ‘escenario B’ ocasionaría una competencia fuerte, como las de antaño y una primaria en cada sector disputada voto a voto. Pero también puede pasar que se llegue a un acuerdo en la Concertación, ya que el único fin que debe primar para este grupo es que no retorne un gobierno de la derecha.  ¿Serán capaces los partidos de delinear un diseño estratégico nuevo y visionario, encauzado en un bien común,  si su mayor carta no vuelve?

Finalmente, el desafío está en reencantar con un programa, equipos y campaña que sean creíbles, y no pasa por rostros, ni la web 2.0. Ahí reside la falencia de todos. Ya pasó el primer bochorno con el candidato de la UDI Laurence Golborne y su es posible,  por lo que, es probable que nos sigamos deleitando con las campaña 2.0 de los candidatos.

Sin duda, estas elecciones presidenciales 2014 se están poniendo entretenidas. Nos han sacado sonrisas y se han sonrojado tod@s los candidat@s, la imaginación es amplia, pero el ‘escenario B’ mejor lo hablamos en marzo.

¡Todo es posible!

Columna publicada en El Post 21/01/2013

Primarias PDC y la magia

A_UNO_214082-630x430

Termina el año y una gran incógnita están provocando las primarias del Partido Demócrata Cristiano, para definir su pre-candidato presidencial entre Claudio Orrego y Ximena Rincón, a realizarse este próximo 19 de enero. Muchos los han catalogado como jóvenes promesas valientes o candidatos osados, con coraje. Otros más negativos hablan de candidatos que darán un saludo a la bandera, que sólo buscan la vitrina futura. Lo cierto es que ni Rincón ni Orrego logran tomar fuerza e imponerse como favoritos de su partido por la sombra, a esta altura imparable, de Michelle Bachelet.

Internamente, ambas candidaturas no logran encender a la militancia, como lo hicieron en su minuto Eduardo Frei, Andrés Zaldívar y Soledad Alvear. Falta de liderazgo, de contacto y conocimiento de las tan menospreciadas bases son factores importantes. A ratos da la sensación que sus equipos de campaña no han logrado una estrategia y planificación coherente y realista. Se quedaron en ninguneos hacia la ex Presidenta, slogans que no capturan la atención de los eventuales votantes, ni de los medios y, peor aún, no logran enfrentar a su verdadero adversario, el actual gobierno. Además, no pueden dar con la entrega del mensaje. Quizás muchos caciques y pocos que hagan la pega territorial en serio, sumado al desconocimiento electoral, juegan en contra de estas primarias, a tres semanas -y quizás menos-, de que finalice la campaña, por más recursos que se inyecten.

Los contenidos son una falencia para ambos. Rincón como senadora se atreve a ratos con temas coyunturales, como la Ley de Pesca, Educación, la reforma tributaria; y Orrego defiende a la familia, la felicidad, la reforma de patentes. Pero no logran penetrar la credibilidad ni el encantamiento necesario.

Quizás hay que mirar el Chile real, ese que se postergó, ese que dejó de buscar el partido de la falange; el que quiere respeto a sus trabajadores, a sus estudiantes, el que no quiere más discriminación, el que se organiza para exigir cambios y equidad. En definitiva, hay que aprender de las elecciones municipales recién pasadas, y reconocer que quien define una elección es la clase media, esa que no recibe beneficios ni de un gobierno ni de los partidos, esa que está desencantada con los políticos, la que va a votar, la que tiene una definición política por convicción y no premia, sino que pasa la cuenta.

Mirando el escenario que viene en una primaria en la que, aunque sea abierta, suele votar la militancia activa y comprometida con alguna candidatura. El resto es poesía. Pero cuidado… en las internas de la DC del 2010 votaron para directiva nacional 23 mil militantes y en las territoriales 28 mil aproximadamente, de un padrón de 113 mil personas. Un gran desafío y un escenario positivo para la directiva de Walker sería que se iguale la cifra de votantes en las territoriales. Sin embargo, la militancia, dormida con los candidatos, la poca o nula convocatoria e información de ideas y la sombra de Bachelet, hacen presagiar a los analistas que esta concurrencia no se logrará.

Con todo, y dada la fecha, quizás hay una esperanza de que Orrego y Rincón despierten a sus bases más que a sus adherentes, cuya votación histórica ha sido disciplinada en estos eventos y logren más de 23 mil votantes. De lograrlo, ya será un triunfo para la Democracia Cristiana. Ahí está el desafío de ambos candidatos.

Si no se logra comprender y encauzar el discurso y un programa con participación real interna, sin tanto iluminado; si logra convencer primero a sus militantes, quizás la Democracia Cristiana pueda salir airosa de estas primarias y llegar a una segunda etapa ‘unida’ a competir con Bachelet y otros candidatos, donde lo peor que puede pasar es llegar terceros.

Columna publicada en El Post el 27/12/2012

TVN en la era digital

Este posteo fue realizado en conjunto con Valerio Fuenzalida*

Imagen: www.elcorresponsal.cl

En estas semanas nos hemos dado cuenta de la poca motivación ciudadana y de los medios por dar a conocer las implicancias para la ciudadanía y para el futuro del país respecto al Proyecto de Ley de la TV Digital. Hoy este se encuentra en dos trámites importantes, ya que se ingresó a la Comisión de Transporte y Telecomunicaciones del Senado y aún esta con “suma urgencia” por parte del Ejecutivo.   El debate sigue siendo técnico y de directorios y todavía no hay disposición por parte de los parlamentarios para analizar en su importancia de fondo del tema de la programación, lo que debiera realizarse en la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología,

En referencia a lo anterior es que este proyecto debería ser repensado en dos aspectos sustantivos, en relación a los actuales canales abiertos de alcance nacional: las actuales concesiones y el incrementar la calidad de los contenidos. Ambas resultan trascendentales a la hora de abordar el futuro de la TV Digital en Chile.

Se ha insistido en que las concesiones deberían tener una duración/renovación limitada en el tiempo. Hoy no existe ya la TV en manos de las Universidades, instituciones a quienes se les otorgó en esa razón una operación indefinida. De este modo un plazo prudente es de 10-15 años, como en muchos países. Pero la concesión del bien público del espectro radioeléctrico debería ir unido en todo caso a un compromiso de servicio televisivo; este es un aspecto que no se ha discutido en Chile: ¿Qué ofrecerán los concesionarios al público chileno? Tal oferta se relaciona con contenidos y calidad.

Abordamos la semana pasada en el post, que la concreción de tal oferta debería ser presentada, aprobada, y evaluada por el CNTV [CNTV Y TVD: un paso más],  responsable además de velar por la programación emitida en relación al “debido uso del lenguaje, la diversidad y el fomento de la educación”. Diversificar la oferta en calidad y cultura es de cuidado ya que es la TV actual la que influencia  las audiencias futuras. Sin una buena legislación entorno a la TVN y al CNTV más allá de sus directorios radica en debatir el fondo e importancia de lo que se transmitirá en la futura TV alejada de fines netamente comerciales.

Si no se consideran estos cambios se abriran presiones, discusiones, canjes político-económicos, y otros. Resulta oportuno que el Senado discutiera el punto anterior, encargando estudios específicos acerca de la legislación televisiva en Europa,  y en particular la legislación británica para la ITV, TV privada a la cual se le exigen estándares de calidad, para entablar un proyecto adecuado y serio para las audiencias futuras.

Es importante debatir el punto central de la TV Digital, aparte de su gratuidad, es qué se ofrecerá a las audiencias en la TV abierta para asegurar la diversidad y calidad de contenidos.  Sin perjuicio de la anterior forma de abordar el aspecto de concesiones de bienes públicos que aseguren la calidad de contenidos, existe otra forma de elevar el estándar en calidad de estos. Esta se realaciona con la tecnología digital y con la misión de TVN, en tanto una TV pública capaz digitalmente de hacer una oferta de alta calidad para la audiencia, comprendiendo que la tecnología digital en la norma nipo-brasileña adoptada por Chile permitirá que TVN en su mismo actual canal físico análogo pueda emitir dos señales en alta definición (HD) y varias señales en definición estándar.

Un dato a señalar fundamental es que la diversidad de señales digitales ofrece una oportunidad trascendetal para ampliar la calidad y cantidad de programación que TVN puede ofrecer a la audiencias en cobertura nacional, abiertas a todo el público, enfocadas en contenidos segmentados, como  señal de información socio-política, señal infantil y juvenil, señal de cultura, arte y ciencia, además de señales regionales. En esta cabe evaluar dar cabida en mayor cantidad a las producciones independientes y el fomento de una cultura educativa, abocadas satisfactoriamente en mayor cantidad y diversidad programática en la TV de cable/satelital.

Es un hecho que la TV abierta en Chile ha bajado el nivel de satisfacción ya que la oferta programática carece de diversidad. Esta insatisfacción es la que explica el crecimiento de los hogares abonados al sistema de pago, que alcanza un promedio de alrededor de un 40% en el país de acuerdo a la Subtel. Para que se entienda mejor, hoy en día la audiencia ha cambiado: “Calidad no es asociada con alta cultura o iluminación académica”. Es así que en el actual escenario de diversidad de canales, la audiencia asocia “calidad con la posibilidad de acceder a múltiples contenidos” segmentados en: deportes, música, infantil, juvenil, alta cultura, información, ficción, servicios a la familia y al hogar. Pero la segmentación programática no puede ser satisfecha por un canal que emite 20-24 horas diarias con una sola señal generalista.

Que se modifique la ley de TVN es de suma importancia, ya que hoy esta tiene la opción técnica de transformarse en empresa multioperadora ofreciendo mayor calidad a la audiencia con una oferta de programaciones temáticas. Esta discusión prioritaria que debe entablarse, ya que la operación de diversas señales por el mismo operador posibilita otro modelo de negocios, sumando más audiencia interesada en contenidos segmentados.

Cambiar la mirada de la TV pública es para dar acceso y para asegurar un estándar de calidad para las audiencias. De paso fijar normas establecidas para que estas mantengan la línea de fomento y no de retroceso en contenidos de la TV que llega a 8 millones de usuarios como lo es TVN para satisfacer y resguardar la calidad de la oferta televisiva.

*Valerio Fuenzalida es Académico de la Facultad de Comunicaciones, de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Ex Jefe de Estudios Cualitativos de la Dirección de Programación de Televisión Nacional de Chile. Ha realizado distintas publicaciones en audiencias y Televisión.  

Columna publicada en el Post 13/05/2011

Retrato a Bachelet

 

Imágenes Kena Lorenzini

Cuadro a cuadro tengo en mi mente la imagen de aquel 2006 cuando una mujer, la primera de Chile y de Sudamérica, recibía por mandato popular la banda presidencial.   Bajo el eslogan “Estoy contigo”, Michelle Bachelet- MB- abrió las puertas de La Moneda y le dio motivos de orgullo a más de 8 millones de mujeres chilenas, traspasando la barrera de izquierdas y derechas.

Sin dudas, registrar visualmente esta osadía fue todo un desafío. “Todas íbamos a ser reinas, pero escogimos ser presidenta” MB, es el título de un archivo visual de la ganadora del Altazor 2010 Kena Lorenzini.  Qué mejor que ella -psicóloga, feminista, fotógrafa, luchadora de los derechos de las mujeres y dueña de una lengua afilada con su programa Humanas, por el cual han pasado la mayoría de los políticos.

Atrevida, osada y creativa, es la definición básica y más directa de un libro que irrumpe con imágenes en la vida privada de la Presidenta Bachelet desde sus primeras páginas: Su cabello, cartera, carnet de identidad, el blackberry de uso familiar, su collar de perlas, libros, trajes, retratos de escritorios, su familia.   Simplemente Michelle.

El impacto provocado por esta mujer del signo Libra que irrumpió en la política nacional como Ministra de Salud, luego en Defensa, con un carisma y una simpatía nunca logrados por un político. Una altísima votación -el 53.49% de lo votos- y con el mayor de los índices de aprobación ciudadana de un 83% al momento de dejar su mandato.

Marcha Gay II 270908

Pero gobernar no es fácil y quizás faltó reflejar eso en las imágenes.  Su mandato lo termina con el dolor de 521 muertes tras un terremoto y un tsunami, el quinto  más grande del mundo.

Sumando y restando, al final la confianza, credibilidad y liderazgo priman a la hora de referirse a la ex Jefa de Estado. Madre, hija y abuela, simpática, carismática, buena moza, son las cualidades cuando nos expresamos de la mujer. La Doctora Bachelet, políglota, es el ímpetu desde su lado profesional. Exiliada, torturada junto a su madre, con un novio detenido-desaparecido, hija de un general asesinado en la dictadura, son todos aspectos que forman parte de su historia desde el dolor. Separada, agnóstica, socialista, en definitiva una mujer de carne y hueso.

Con una carrera política presidencial envidiable para todos los  políticos, ahora parece evidente que en esa oportunidad la Presidencia tenía nombre de mujer. Utilizando los recursos técnicos perfectos para lograr comunicar una campaña tal cual la vimos en la TV, Kena Lorenzini transmite su admiración en las páginas del libro. El blanco como eje de su imagen, el branding, el merchandising, la publicidad,  su slogan “estoy contigo” y también la mejor publicidad antibachelet que se enviaba vía mail. Ningún detalle se le escapa a esta fotógrafa que siguió paso a paso a Bachelet.

Revisando el libro y analizando las imágenes logradas por esta artista visual, más allá de una posición política, es un recorrido de seis años de recuerdos, acontecimientos y amig@s que ya no están.

Tras largos años de postergación de las mujeres, se llega al hito más importante de esta odisea con una mujer como Presidenta tras doscientos años de patriarcado, porque, tal como lo señala Kena en su archivo visual, “hoy nadie puede intentar gobernar sin las mujeres…”

El relato gráfico de esta mujer es historia, un privilegio, fascinante y emocionante.  Kena, tal como se declara, es una “voyerista Bacheletista”, pero exhibe además una técnica que hace gratificantes estos registros.

Este archivo finaliza con la despedida y el cariño de la ciudadanía. Acabando el sueño de nosotras las mujeres y retornado al mandato de un hombre otra vez.

La perfección no existe. Bachelet tuvo asertividad y errores, a ratos malos asesores del llamado segundo piso, una primera etapa que destruye la paridad por complicaciones políticas propias de los partidos y decisiones que hasta hoy pasan la cuenta a l@s ciudadan@s.

Al revisar el libro, estudiar y analizar las imágenes, remontarme a su gobierno, reevaluar el gabinete de sus 4 años, recordar aquel 27F, volver a ver el vídeo de la ONEMI, concluyo que el error más grande que cometió la Presidenta Bachelet fue “No” terminar con los mejores a su lado, por que todos los que flaquearon en acción, decisión e información partiendo, por la Armada, (SHOA), Instituciones y autoridades son  comandadas por… hombres.

Kena se atrevió a plasmar la vida de la mujer más importante de la historia de Chile y del siglo XXI de nuestro país. “Todas íbamos a ser reina”  es un archivo visual imprescindible.

Columna publicada en El Post 16/03/2011

Sobrevivir al 2011

Varios son los desafíos que deja este negro 2010.   Sin lugar a dudas este marcará la historia ante tanto acontecimiento desde las elecciones presidenciales y el triunfo de la Derecha con Sebastián Piñera, pasando por el terremoto-maremoto, los mineros, el mayor accidente de bus visto en los últimos años, sumado a la imagen de los reos fallecidos en tan nefastas circunstancias, que han ocasionado, como siempre, culpabilidades y acusaciones de unos y de otros.

“Sobrevivientes al 2010” sería una buena novela para algún escritor. Sin embargo, el desafío lo centraremos a cómo sobrevivir políticamente el 2011.

Los partidos políticos son los grandes  damnificados del año que se va. No lograron sintonizar ni fortalecer su credibilidad. Todos con recambios en sus directivas y haciendo alarde de nuevos liderazgos, cuestionados a ratos y empoderados tarde, mal y nunca.  Por otra parte, agotaron el discurso del pasado sin la posibilidad de abrirse a un debate sobre ideas de actualidad y futuro, no logrando plasmar una estrategia comunicacional efectiva con la opinión pública. Sus debates fueron contradictorios, a ratos burdos e insistieron en no aprender o no saber utilizar las herramientas modernas de la comunicación, como Twitter y Facebook, por creer que todo lo que hacen es de interés, sin atender las necesidades de la ciudadanía.

Vamos por parte, a propósito que varios partidos darán cuenta de sus logros a la prensa, a modo de cuenta pública que están tan de moda. Este año fue “ni fu ni fa” para las partidos pequeños: un PRI cada vez más debilitado, con un presidente joven pero sin protagonismo, como el diputado Pedro Araya.  Atrás quedó la imagen de los imponentes Jaime Mulet y Adolfo Zaldívar. Por otra parte, quedó a medias el PRO de Marco Enríquez, quien brilló por su ausencia durante el año y sin representación en cargos de elección popular.

No puedo dejar de mencionar a los PC, que han visto la luz tras largos años de lucha contra la exclusión, permitiendo instalar el debate sobre  cambios al sistema binominal. Su ventaja hoy día tener representación parlamentaria y municipal. Quizás el más beneficiado del año es el MAS encabezado por el díscolo senador Navarro, quien supo capitalizar noticias y marcar una agenda, buena, mala o regular, permitiéndole instalar el nombre de su partido.

Entre los poderosos y quienes se vanagloriaron con su triunfo en enero, como la UDI y RN, ambos con presidentes Larraín, y con poco protagonismo del timonel Coloma, agotados y más anclados en los ‘80s, ambos salieron trasquilados por cuotas de poder en representación gubernamental, ya que el gobierno no es de ellos sino del Presidente Sebastián Piñera, y no supieron evitar la chimuchina natural en cualquier oficialismo.

En la Concertación tenemos al PR (¿existen?), sumados a un PS cuyo presidente Andrade salió mal parado por votar con el Gobierno en el reajuste del sector público.   Una DC con Ignacio Walker a la cabeza que no logra imponer su retórica, ni definir si es de centro izquierda o de centro derecha, ni convencer que es el partido de la clase media y trabajadores, con planteamientos que, a ratos, han confundido hasta a su propia militancia.  Por último, queda el PPD con la única mujer presidenta Carolina Tohá, sobreviviente al machismo que impera en la concertación, fue el que cumplió regularmente el rol fiscalizador de oposición, aún cuando no ha logrado contener la ansiedad de Girardi, que por cierto, tiene agenda propia.

En resumen, los partidos chicos se han dejado querer, pero sin capitalizar seguidores, no ajenos a un futuro incierto; la Alianza no ha sabido empoderarse desgastándose en temas valóricos propios de su esencia conservadora, peor aún, no brillan perteneciendo al Gobierno; y la concertación no ha logrado ordenar su discurso y propuestas de fuerza opositora. Las encuestas ya les pasaron la cuenta a todos.

Con todo, para el 2011 el desafío es sobrevivir, mantener y mejorar sus posiciones, lo que será difícil porque ya se debe pensar en las elecciones municipales del 2012, que miden liderazgos locales y no dan cuenta del peso de los partidos.   La estrategia ineludible debe apuntar a construir y fortalecer ideas de país, centrar el debate en la demanda ciudadana y posibilitar el recambio generacional.

En cuanto a los rostros de esa campaña, es obvio que unos y otros querrán fotografiarse con Bachelet o Golborne, y el sector que logre mejores resultados será el que enfrente para el 2013 con apuestas parlamentarias claras y un/a candidato/a presidencial al 2014 de sus propias filas. Dicho sea de paso, los mejores nombres suelen quemarse cuando se les levanta con anticipación, así que a cuidarlos. Se vienen años complejos, de grandes apuestas y decisiones.

Como deuda del 2010, para con los electores quedan el voto voluntario y electrónico, además del sufragio de los chilenos en el extranjero, y el cambio al binominal. De igual modo, con la ciudadanía queda la deuda de las políticas públicas y leyes entrampadas que van en directo beneficio a las mujeres, hijos y  trabajadores. No dejando de lado la persistente desconfianza respecto de políticos que no cumplen sus promesas, que se olvidan de las bases partidarias, que insisten en debates de bajo nivel y preocupaciones que parecen tener más fines personales que colectivos.

Columna publicada en El Post 30/12/2010

No hay apuro en la TV Digital

Hoy se discutirá el Proyecto de Ley de Televisión Digital –TVD- que el Gobierno ha acelerado en la tramitación parlamentaria poniéndole suma urgencia,  este contempla en definitiva la modificación del Consejo Nacional de Televisión (CNTV).  Tanto se ha solicitado, pero aún faltan las indicaciones de la ciudadanía, quienes finalmente recibirán la TVD.  Como dijo “el Puma”: “a veces hay que escuchar al pueblo”. En definitiva hay que quitar la “suma urgencia” y abrirse a la posibilidad que en la Cámara de  Diputados puedan presentar estas indicaciones. 

Parte de la discusión ciudadana es la oportunidad que se da hoy para centrarnos en el proyectar, estudiar, modificar, entender la televisión que queremos actualmente y al futuro, pero surgen reiteradas preguntas no estipuladas a la ley: ¿A quiénes les llegará las concesiones, cuántas se entregarán y a quién? ¿Qué pasará con los discapacitados? Se ve una falencia además, en la claridad de la gratuidad de la señal. Chile es uno de los países en donde sus concesionarios no pagarán, ¿qué darán ellos a cambio?  De igual modo y en un tema no menor son los canales comunitarios, ¿qué pasará con ellos? ¿Cómo se legislará para la realización de contenidos?

Es importante señalar que, la población en su mayoría aún no sabe y no tiene claridad acerca  de los beneficios y costos de la TVD, al proyecto de ley no se agregaron las propuestas de la mesa ciudadana cuyo trabajo data de más de 2 años, entre otras.

Este es un resumen de lo que se debatió en torno al tema, el fin de semana pasado en el Primer Congreso de Trabajadores de las Comunicaciones y las Artes Audiovisuales, logrando un importante  acuerdo para que se solicite la no Tramitación inmediata, apurada  del proyecto de ley de la TVD en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, hasta que se incorpore indicaciones en temas esenciales no discutidos con todos los actores sociales, para lograr  una televisión más justa, diversa e inclusiva.

Son varios los aspectos que se deben considerar antes de votar, por ejemplo dentro de la modificación de la ley al CNTV hay que definir con claridad los conceptos de: “producción nacional” y “cultural” para aplicar y exigir las cuotas establecidas por la ley. Se debe contemplar la reestructuración y orgánica total del CNTV para que vuelva a la confiabilidad de las audiencias. No puede ser más importante hoy la actual discusión del proyecto en torno a la modificación del presupuesto para el sueldo del Presidente y su Vicepresidente del CNTV o el aumento de subsidios y financiamientos de la TV domiciliaria y el trasportador estatal.

Por otro lado, es importante fijar parámetros y regulación para la otorgación de concesiones a nivel “nacional” duración, cargas públicas, y resguardar la  equidad que se otorgará a regiones. Junto a esto, peligra la gratuidad, es decir, hay que garantizar a la televisión abierta, que debe permanecer de libre recepción y sin costos para el televidente, punto 11 del proyecto de ley, “…deberá transmitir al menos una señal de televisión de libre recepción, en las condiciones que fije el Plan de Radiodifusión Televisiva”… ¿por qué sólo 1 de 13 si todo es gratis para ellos?

Hay que considerar prohibir cualquier forma de apropiación a perpetuidad del espectro radioeléctrico y limitar el uso del mismo, no más de 6 mhz, discusión  reiterada no establecida.   Hay que profundizar las oportunidades asociadas a la televisión digital, en términos de interactividad y usos sociales.

De igual modo, se debiera asegurar la reserva del 40% total del espectro para el tercer sector, es decir para televisión local, educativa, cultural y comunitaria, sin fines comerciales, sumado a la creación de un transportador público  para transmitir sus contenidos.  Asimismo, se debe contemplar la regulación de  las empresas que prestan servicios de televisión de pago (tv cable, satélite y similares), para que estos canales que cumplen una función social estratégica, sean transmitidos gratuitamente o quedarán marginados del sistema comunicacional de la TVD.

No obstante, hay que destacar y solicitar que, por la entrega privilegiada de concesión gratuita, los canales debieran garantizar y profundizar las funciones de servicio social de la televisión abierta, es decir campañas públicas sociales, ambientales, de salud, etc. De igual modo, la mesa ciudadana de TVD debe formar parte del Foro de TV Digital de Chile y dividirlo en cuatro: productores de equipos, estado, organizaciones sociales y broadcasters.

Es necesario que los parlamentarios de la comisión de hacienda piensen en las regiones que representan y en la ciudadanía antes de tomar la resolución o quedará un desastre en la TV digital, algo como Transantiago pero esta afectará a todo el país.

Con todo, hasta hoy la discusión se ha basado en los aspectos técnicos y la difusión que el ejecutivo ha realizado del tema a la población ha sido extremadamente baja por no decir nula,  desde que se inició este proyecto. Más allá del plasma y el LCD hay que preocuparse de informar acerca de las posibilidades de democratización de las comunicaciones y del desarrollo país, una oportunidad que no se repetirá hasta en 20 ó 30 años por lo menos.

En eso los trabajadores de las Comunicaciones y las Artes Audiovisuales, respaldaron la realización de un “Foro Ciudadano de la Televisión Digital y las Comunicaciones” en Marzo de 2011 para entregar la propuesta final al ejecutivo y de ahí se tome la aprobación de la ley que cambiará el espectro tecnológico nacional.

Columna publicada en El Post 26/10/2010

Agregados culturales: ¿cuotas por amiguismo?

En nuestro país, el puesto de agregado cultural y de prensa es uno de los nombramientos públicos menos publicitado en los medios. Ello, hasta que se nombra a algún o alguna representante del mundo de la Televisión que causa un gran ruido en la ciudadanía.

A propósito de Alejandro Chávez (“Chavito”), el nombre elegido como representante de la cultura de Chile en Ecuador, se ha generado y abierto un debate importante en el acontecer nacional que es muy bien recibido por los gestores culturales,  respecto de la forma en que se nominan los cargos que influyen en la proyección e intercambio internacional de nuestra lengua, artistas y expresiones culturales, así como la política de comunicación y difusión de Chile en el país donde se ejerza la función.

¿Cuoteo o amiguismo? Si bien se ha criticado mucho esta forma de operar  en el pasado, el actual gobierno no quedó atrás de esta práctica, sin cumplir su propósito de cambiar el switch y poner un atajo en la mesa de negociaciones, exigiendo profesionales de los cargos, sean o no de confianza de las autoridades de turno.

En palabras del actual Presidente, durante la campaña “La cultura no puede restringirse sólo a los paneles de expertos, a quienes por cierto agradecemos el valioso apoyo que seguirán brindando”.  Difundir la cultura en el exterior va de la mano de la imagen país, por lo que es todo un desafío definir el perfil de un agregado de cultura, el cual han ejercido principalmente escritores e intelectuales.

En Chile intelectuales quedan pocos y los recambios son buenos. A las nominaciones de agregados culturales se han ligado profesionales y gestores del mundo de las artes visuales,  escénicas, audiovisuales, música, letras, gestión cultural y funcionarios de carrera de la cancillería en el área. Ellos han enaltecido las relaciones e intercambios culturales, proyectando una gran imagen en los lugares designados y logrando importantes acuerdos para dar a conocer a nuestros artistas, escritores, pintores, nuestras raíces y patrimonio nacional.

No se debe menospreciar a la cultura y los que la hacen, ya que esta área representa en Chile el 1.3 del PIB, convirtiéndola en un sector prioritario para las políticas e instrumentos del Estado. Al realizar una gestión cultural y difusión de calidad en las misiones en el exterior, se posibilita un aumento de estas cifras e innumerables beneficios.

De esta forma, la “cultura”, a veces vapuleada como una explosión de eventos, hoy vive una crisis que traspasa las ideologías políticas. Es en ese entorno donde se deben aunar criterios, ya que es la que mejor representa la idiosincrasia chilena por ser el reflejo del pueblo. Escoger a sus representantes no debe pasar por cuoteos o amiguismo.

Sobre todo, son las competencias las que deben primar a la hora de enviar y escoger a un profesional a un cargo tan importante, que es parte de las relaciones internacionales y económicas, tanto para el país como para sus creadores.

Columna Publicada en El Quinto Poder 2 Agosto de 2010