Mudo como Momia

cancillerEl 25 de Enero quedará marcado en la historia del Norte de África.   Van ocho días desde que se iniciará esta denominada revolución de  #Egipto, especialmente en la ciudad de #El Cairo.  Hemos quedado impactados por la valentía del pueblo egipcio para salir a las calles, exigir reformas políticas, económicas y sociales, acuerdos y decir basta a una dictadura de 30 años.  Chile sabe lo que es luchar por la democracia y sus derechos, lo lleva en la historia, en la sangre, y por eso es mayor el entendimiento, conmoción y solidaridad que deberíamos tener con ellos.

Desde esta lógica es que resulta poco acertada la decisión de la Cancillería de guardar silencio en torno a estos acontecimientos, hasta el domingo 30 a las 23.26 horas.  Es decir, se esperaron seis días de iniciado el conflicto.   A todas luces, la inexperiencia en análisis de escenarios, manejo y resolución de crisis y diseños estratégicos comunicacionales fallaron otra vez en menos de un mes y con creces. (falla1falla2)

¿Qué pasó Ministro?

Ante esta omisión por parte del Canciller es que, tras una larga insistencia de unos pocos en Twitter (1, 2, 3 y los RT) el 29 de enero por la situación de los chilenos en la zona y por el fondo del conflicto, se inició una campaña de búsqueda del Ministro Moreno. Fueron necesarios dos días para que, gracias a esta acción, se emitiera el domingo 30 un comunicado  poco antes de medianoche, en el que se decía “ya se dio la instrucción a la Embajada de Chile: proceda a evacuar a las familias del personal de la embajada ‘si lo estima necesario’. Nuestra alegría esa noche se desplomó.

Solo si es necesario”. Aumentamos la crisis otra vez.  Recién el lunes 31 Moreno hizo declaraciones, que eran un alivio aunque solo hablo de los chilenos presentes en Egipto: “Se ha diseñado un plan de contingencia. Pero no ocupable necesariamente”. A esa hora la noticia en el mundo era que una decena de países empezaba a sacar a sus ciudadanos de #El Cairo. En definitiva, fue cosa de suerte que nuestros compatriotas estuvieran bien.

Ministro de RREE Alfredo Moreno (Chile) Foto: www.rpp.com.pe

Sin embargo, a la hora que término este posteo y entrando al día 9 aún no hay ningún pronunciamiento del Canciller con una posición política sólida y categórica, respecto del fondo del conflicto que vive Egipto explicado acá en El Post por Baeza y Astroza.  Hablamos de Democracia y Derechos Humanos, como lo decía al inicio.  Han pasado ocho días desde que se inició el conflicto y Chile no dice nada esta mudo como momia.

Un país como el nuestro, que ha abierto discusiones frente al mundo en torno al respeto de derechos humanos.  Un país que vivió una dictadura en donde aún hay crímenes pendientes por resolver, un país que ha vivido la desgracia y que estuvo bajo la solidaridad y atenta mirada del mundo el año recién pasado, y aún no se tiene un gesto con el pueblo egipcio que se ha rebelado luego de 30 años ante el régimen de Hosni Mubarak.

Solo hemos escuchado declaraciones como “hoy esto es una cosa de Egipto nada más” en las relaciones exteriores, en política, en crisis, hablan de una profunda omisión comunicacional por parte de un país que tiene que tener una opinión política. El mundo y las grandes potencias han hecho un llamado a Mubarak para que  evite a toda costa el uso de la violencia contra los civiles. Las redes sociales, Google, Facebook y Twitter han mostrado su apoyo al pueblo egipcio.   ¿Y Chile?

Ante lo expuesto, es buen minuto para que se diseñe un manual de bolsillo con protocolos de acción ante crisis internacional y los planes de comunicaciones correspondientes, que tome como base los principios de la ONU y la Declaración de los Derechos Humanos.

Si bien la reciente encuesta Adimark tiene como mejor evaluado a las Relaciones Exteriores en áreas de gestión, cabe recordar que los temas de Perú, Bolivia, Haití son herencias del Gobierno anterior.  Algo pasa que provoca incomodidad pronunciarse acerca de la “soberanía” en un sector de la política y eso nos crea una mala imagen.

El trabajar para un Gobierno en puestos de confianza significa disposición 24/7 (24 horas los 7 días). Más aún en crisis como el claro ejemplo de Egipto sumado a la falta de comunicación, bloqueo a la prensa, cierre de Internet, toque de queda, saqueos y gran preocupación por los casi 100 compatriotas que  se encontraban allá.

En situación de crisis y prediseño ante tales, confieso que este Gobierno no deja de sorprendernos a quienes hemos iniciado esta alerta y esperamos con alarma que, descartada una dimisión presidencial, que Mubarak no se irá de Egipto sino muerto.

En definitiva, “lo claro es que al resto del mundo no le puede dar lo mismo” y esperamos que esta transición sea pacifica, conduzca a la democracia y al restablecimiento de los derechos mínimos de las personas. Si bien solo los egipcios saben como hacerlo, es deber del resto de la Humanidad extenderles la mano en ese proceso, incluyendo al Gobierno chileno, que tiene que ser más proactivo con sus análisis y estrategias comunicacionales para no quedar más “mudos como momia”.

Columna publicada en El Post 01/02/2011

Deja un comentario