Michelle Bachelet

¿TVN o el canal público digital?

tvn

Lejos de la misión de educar, informar y entretener, durante estos meses se ha visto la peor cara de la Televisión en periodos de catástrofes, justo cuando sigue su tramitación el proyecto de ley de TV Digital (TVD) y sigue sin comprenderse lo que esta implicará para las audiencias. Hoy, cuando al menos la mitad de los hogares chilenos están conectados a la TV por cable –entre un 40 y un 60%– y las cifras apuntan a la baja de la TV abierta, no deja ser preocupante lo que sucede en nuestra Televisión.

Con lo anterior, sin duda, los desafíos que deberá asumirTelevisión Nacional  con la llegada de la TV Digital son múltiples. Primero, por su cambio de giro establecido por ley deberá ser capaz de crear nuevos formatos, negocios y nuevas plataformas digitales que le permitan posicionar a la TV pública desde lo nacional a lo internacional. Más aún si TVN promedió un rating  de 7.7 el 2013 y, en lo que va de enero al 06 de mayo, 7,6, situándolo en la primera posición de la TV abierta.

Segundo, la empresa pública tendrá que competir e innovar en el mercado mientras se masifican las plataformas online, como sucede con Netflix, Amazon Prime o Hulu Plus, por ejemplo. Internet se vuelve el desafío más competitivo; sólo a marzo de 2014 TVN tiene un millón 995 mil visitantes únicos, ocupando el lugar 15 del rating, y es el único canal de TV en este. Y, tercero, por las intenciones adelantadas vertidas por su nuevo Presidente, Ricardo Solari, en cuanto a dar señales concretas sobre lo que se espera de “el canal de todos los chilenos”, lo que supone garantizar la emisión de contenidos culturales y educativos.

La TV digital llegó para quedarse, aunque el proyecto de ley respectivo esté, a esta altura, obsoleto, porque el modelo impuesto por la realidad y no por la ley, permitirá la posibilidad de tener una TV segmentada gratuita para todos los hogares chilenos. Con las dos señales del espectro otorgadas por la ley de TVD de 6 MHz, donde cada una permite múltiples señales de definición SD. Se podrá también emitir señales HD, lo que deja claro que se podría levantar al menos un canal segmentado infantil con contenidos educativos, un canal educativo y uno cultural con fondos especiales del Estado y no concursables. Muchas voces le temen a una televisión pública y a su rol de informar, del mismo modo que a su cofinanciamiento desde el ámbito estatal, que va con el fin de ampliar la oferta y evitar la competencia por el rating.

Junto a la transformación de la estación pública, se debe fomentar a la pequeña industria creadora de contenidos audiovisuales, en todo corte y formato, especialmente de interés regionalista. De este modo, se evitaría sacar programas de la parrilla como “El Reemplazante” o “Una belleza nueva”.

Hay que descentralizar y aumentar los canales regionales –otro desafío de la TV Digital y de TVN en particular–, además de dar participación a los pueblos indígenas y a los gobiernos regionales para mejorar su contribución a los temas culturales.

Hoy, cuando vemos audiencias empoderadas, exigentes y un debate político paupérrimo, es el momento para pensar en una señal informativa 24/7, y no asustarse por pasar el canal 24 horas del cable a la TV abierta y, mediante esta, fortalecer el debate y la información para todos en condiciones de igualdad. Considerando que 24 horasocupa el décimo lugar en el ranking –0,36– de los 15 canales más vistos del cable y único canal de noticias que figura en este.

Para cumplir con todo ello, se debe generar un fuerte impulso estatal que permita alcanzar estos objetivos en señales segmentadas, fortalecer el proceso digital y a nuestra industria audiovisual, facilitar su distribución y alcanzar programas con calidad y contenidos de exportación, además de mejorar y proyectar la tan bullada señal internacional, que suma más de 15 millones de abonados en el mundo y un público de 35 millones de telespectadores, estando presente en 25 países de los 5 continentes y definida como cambio en prioridad por Ricardo Solari.

Finalmente, resulta esencial generar alianzas estratégicas para levantar señales de proyectos educativos, culturales y comunitarios de alto impacto, para reforzar la TV pública y que entregue un aporte en la programación que sea diferente al que puedan realizar los proyectos comerciales. Ese es el rol que deberá retomar la TV pública que se quiere proyectar.

Para que esta Televisión pública Digital funcione, como además lo mandató la Presidenta Bachelet, es indispensable realizar los cambios estructurales que vayan en la línea editorial, fundamentales para estos nuevos desafíos con los que se debe comprometer TVN Digital, desde el nombramiento de un nuevo director, nuevas funciones y la creación de un área especial para estos fines.

*Fuente cifras: TVN

Columna publicada en El Mostrador 16/05/2014

Primarias PDC y la magia

A_UNO_214082-630x430

Termina el año y una gran incógnita están provocando las primarias del Partido Demócrata Cristiano, para definir su pre-candidato presidencial entre Claudio Orrego y Ximena Rincón, a realizarse este próximo 19 de enero. Muchos los han catalogado como jóvenes promesas valientes o candidatos osados, con coraje. Otros más negativos hablan de candidatos que darán un saludo a la bandera, que sólo buscan la vitrina futura. Lo cierto es que ni Rincón ni Orrego logran tomar fuerza e imponerse como favoritos de su partido por la sombra, a esta altura imparable, de Michelle Bachelet.

Internamente, ambas candidaturas no logran encender a la militancia, como lo hicieron en su minuto Eduardo Frei, Andrés Zaldívar y Soledad Alvear. Falta de liderazgo, de contacto y conocimiento de las tan menospreciadas bases son factores importantes. A ratos da la sensación que sus equipos de campaña no han logrado una estrategia y planificación coherente y realista. Se quedaron en ninguneos hacia la ex Presidenta, slogans que no capturan la atención de los eventuales votantes, ni de los medios y, peor aún, no logran enfrentar a su verdadero adversario, el actual gobierno. Además, no pueden dar con la entrega del mensaje. Quizás muchos caciques y pocos que hagan la pega territorial en serio, sumado al desconocimiento electoral, juegan en contra de estas primarias, a tres semanas -y quizás menos-, de que finalice la campaña, por más recursos que se inyecten.

Los contenidos son una falencia para ambos. Rincón como senadora se atreve a ratos con temas coyunturales, como la Ley de Pesca, Educación, la reforma tributaria; y Orrego defiende a la familia, la felicidad, la reforma de patentes. Pero no logran penetrar la credibilidad ni el encantamiento necesario.

Quizás hay que mirar el Chile real, ese que se postergó, ese que dejó de buscar el partido de la falange; el que quiere respeto a sus trabajadores, a sus estudiantes, el que no quiere más discriminación, el que se organiza para exigir cambios y equidad. En definitiva, hay que aprender de las elecciones municipales recién pasadas, y reconocer que quien define una elección es la clase media, esa que no recibe beneficios ni de un gobierno ni de los partidos, esa que está desencantada con los políticos, la que va a votar, la que tiene una definición política por convicción y no premia, sino que pasa la cuenta.

Mirando el escenario que viene en una primaria en la que, aunque sea abierta, suele votar la militancia activa y comprometida con alguna candidatura. El resto es poesía. Pero cuidado… en las internas de la DC del 2010 votaron para directiva nacional 23 mil militantes y en las territoriales 28 mil aproximadamente, de un padrón de 113 mil personas. Un gran desafío y un escenario positivo para la directiva de Walker sería que se iguale la cifra de votantes en las territoriales. Sin embargo, la militancia, dormida con los candidatos, la poca o nula convocatoria e información de ideas y la sombra de Bachelet, hacen presagiar a los analistas que esta concurrencia no se logrará.

Con todo, y dada la fecha, quizás hay una esperanza de que Orrego y Rincón despierten a sus bases más que a sus adherentes, cuya votación histórica ha sido disciplinada en estos eventos y logren más de 23 mil votantes. De lograrlo, ya será un triunfo para la Democracia Cristiana. Ahí está el desafío de ambos candidatos.

Si no se logra comprender y encauzar el discurso y un programa con participación real interna, sin tanto iluminado; si logra convencer primero a sus militantes, quizás la Democracia Cristiana pueda salir airosa de estas primarias y llegar a una segunda etapa ‘unida’ a competir con Bachelet y otros candidatos, donde lo peor que puede pasar es llegar terceros.

Columna publicada en El Post el 27/12/2012