Comunicación Estratégica

El Arquitecto Solari

Una de las grandes inquietudes de algunos parlamentarios y del mundo de la cultura ha sido el nombramiento de la Directora Ejecutiva de TVN, Carmen Gloria López y su rol en la nueva etapa que se abre para el canal estatal.

Lejos del cariz político que se preveían para el cargo, López viene a reforzar, con su mirada liberal, independiente y tenaz opinión, la propuesta de lo que se quiere proyectar para una nueva Televisión Pública que es cercanía con las audiencias, programación de calidad y pluralidad, estrategia clave que cumplirá junto al Presidente del Directorio, de total confianza de la Presidenta Bachelet en los próximos años.

El Arquitecto Solari tiene en sus manos el proyecto más importante y más influyente -que pese a la baja de la TV abierta en los últimos 10 años, promedia un rating de 7.7 puntos- que no es sino ‘el Canal de Chile’ como acuña su slogan.

Conocido en el ambiente político como gran negociador, Solari está dando las señales que van en línea directa con la olvidada misión de TVN y con mayor razón a partir de la implementación de la ley de TV Digital.

Ricardo Solari, Presidente Directorio TVN
Ricardo Solari, Presidente Directorio TVN



En el escenario que implica equilibrar las obligaciones de una empresa estatal que debe responder a las exigencias del mercado y de su propio Gobierno Corporativo, no es menor que el reconocido político haya logrado la renuncia del anterior director ejecutivo Mauro Valdés con el acuerdo del directorio. Visto de otro modo, la renuncia que no logró el ex mandatario Sebastián Piñera con sus presidentes de directorio Zepeda y Uriarte, lo hizo Ricardo Solari al poco andar.

No obstante, el resquemor causado por el nombre de Carmen Gloria López, más allá de unos mensajes difundidos por algunos medios y que responden en legítimo derecho a opiniones personales, se basa en su lejanía con dirigir una empresa, más que una arista política.

La mirada de Solari realizada en este diseño – donde el Director Ejecutivo no fuera Gerente, ni político, sino que es del medio de televisivo, con el factor adicional de ser mujer- responde a que López, de profesión periodista, tiene a su haber una incuestionable experiencia en programas de calidad, de corte periodístico, cultural y conoce el negocio de la TV, las audiencias y el rating.

Puestas así las cosas, ella cumple perfectamente con el perfil que se quiere para enfrentar el desafío de dirigir TVN y, junto con ello lograr la ejecución de incorporar al menos un canal segmentado infantil, un canal educativo y uno cultural, proyectar la señal internacional, fortalecer una línea editorial de más y mejor información que impulse el debate de ideas, crear una mayor oferta programática, posicionarse en los contenidos, crear nuevas plataformas, además de liderar el proceso de TVN Digital.

Los cimientos están colocados y es el momento de construir la obra proyectada fundamental para iniciar lo que debe venir como un nuevo proyecto de ley de TVN, además de aumentar su rentabilidad anual, lograr incorporar financiamiento desde el Estado y, con esta mayor libertad, dar más opciones a la creación audiovisual nacional, fortalecer la línea editorial y no influenciarse por el rating. Para este proyecto fue convocado Solari.

Con la primera y más importante modificación lograda por el Presidente de TVN, corresponde ahora construir los distintos espacios que transformarán el canal, dentro de lo cual destaca sin duda el tránsito a la digitalización en todo el territorio nacional para ubicarse a la altura de los países que iniciaron este proceso hace ya 4 años. Aunque a todas luces, lo más importante sigue siendo volver a ser el ‘Canal de todos los chilenos’.

Franja Electoral: “Me comprometo a trabajar de verdad”

Fot
Fot

A casi una semana de iniciada la franja electoral, las imágenes transmitidas no han estado exentas de análisis, críticas y polémicas.   Entre estas, las más recurrentes apuntan a que candidatos y partidos están lejos de los contenidos y la creatividad, que se olvidaron de las regiones, que carecen de relato y de historia.  Desde el punto de vista audiovisual se cuestiona la pobreza de las imágenes, no hay señales de ciudadanía, despreocupación por la calidad y una notoria diferencia en los recursos empleados.  Es lo que señalan los expertos -publicistas y analistas políticos-, así como la propia audiencia.

Si bien la franja puede no tener mayor incidencia en el voto, lo cierto es que hoy día hay exigencias mayores de parte de la audiencia.   Por eso, es sorprendente ver que los candidatos se olviden de los públicos objetivos y el mensaje con el que deben llegar.   No obstante, la franja debiera ser un factor relevante dentro de las campañas, por lo que deben preparase con anticipación.  Sin embargo, son diseñadas en menos de un mes, casi improvisando, sin una propuesta, planificación ni estrategia clara, como demostrando que no se conocen las reglas básicas del marketing político.  La franja electoral debiera tomarse como lo que es: Una herramienta fundamental de presentación, de convencimiento, de captura de la atención del elector esquivo que ve la TV, al que no hay acceso o no esta en casa cuando un equipo del comando pasa haciendo su ‘puerta a puerta’.

Ejemplificando lo anterior, en la franja de los parlamentarios que van por dos o tres periodos resulta que elegir como su frase más recurrente -y con gran sonrisa- ‘Me comprometo a trabajar de verdad’, es como para suponer que en estos años no trabajaron en serio.

Al contrario de los dichos del Director de Publicidad de la Universidad Diego Portales reproducidos por algunos medios, en cuanto a que no hay creativos en Chile, tengo mucha más confianza en nuestros profesionales.  En nuestro país hay excelentes creativos, audiovisualistas, publicistas, cineastas jóvenes y emprendedores, como lo demuestra la publicidad comercial o virales de internet.   Lo que ocurre es que los partidos insisten en quedarse con lo económico, en contratar a los amigos o mantener los mismos equipos que ya agotaron sus ideas en otras campañas.  Los resultados están a la vista: No logran penetrar en las audiencias y mucho menos convencer a los votantes.

En el encuentro de ANATEL realizado hace pocos días, se dio a conocer  la vigencia de la TV y se señaló que los chilenos siguen prefiriendo los canales nacionales para informarse.   Las estadísticas de TVN afirman que al canal público lo ven más de 8 millones de chilenos.   Por eso llama la atención la poca importancia que se le asigna a las franjas, siendo que la TV es el medio que más impacto tiene y los candidatos se pelean por figurar día a día en la pantalla, pero hoy que tienen su espacio asegurado no logran conectarse con el telespectador.

Sumamos algunas inconsecuencias de la franja electoral.  De un total de 40 minutos, hay dos bloques de 20 minutos, para presidenciables y postulantes al Parlamento.   Los independientes disponen de 39 segundos en total, apareciendo 4 segundos al aire cada uno.   Hay que detenerse en esos 4 segundos, considerando que este país ha cambiado y que se aprobó la TV Digital.   La franja no está en la Ley del Consejo Nacional de Televisión, sino en la Ley de elecciones. Los broadcasters siempre han alegado por la franja, ya que a su juicio le están dando tiempo “gratis” a los candidatos, sin reconocer que el tiempo gratuito de la franja es parte de su cumplimiento con el rol de servicio público que les corresponde.

Sin duda la ley de elecciones es la que debe modificarse en un país que cada vez exige más igualdad, información y participación.  Ese debe ser el desafío del Parlamento. Hoy, cuando la clase política y sus instituciones tienen una baja aprobación; hoy, cuando van dos candidatos independientes emblemáticos de movimientos sociales como Giorgio Jackson y Gabriel Boric, sin duda llegó la hora de cambiar las reglas y abrir estos espacio a la participación ciudadana.

Con todo, lo que debiera ser prioridad para los candidatos, partidos, CNTV, ANATEL, son las audiencias.   Los horarios de transmisión son muy malos, dirigidas a la dueña de casa, jóvenes – adolescentes y niños. Segmentar el público votante hoy y dar mejor horarios para que todos se informen es solo voluntad.

Ver la franja electoral es una opción y si no gusta los primeros días, ya nadie la verá después, por lo tanto los recursos gastados serán en vano. Y es lo que se vaticina en estos días, no se mide el rating por el trending topic del Twitter, ya que el Chile real no tiene Twitter.

De esta manera, no se entiende que las franjas sean en lenguajes tan populosos, que les hablen a las audiencias como si fueran ignorantes y en algunos casos hasta no hablen.   En las promesas están educación pública gratuita y de calidad, AFP Estatal, Salud gratuita, Nueva Constitución y ‘Me comprometo a trabajar de verdad’.  Escasez de rostros de TV  y de la Cultura para ayudar en estas promesas y que la señora Juanita recuerde,  es lo nuevo de la franja 2013.

Que los políticos tomen la franja como obligación cuando se quejan de la falta de espacios y desarrollen sus mensajes sin contenidos, es lo que genera las reacciones negativas de hoy. La franja electoral, que debería ser parte esencial de la comunicación política, no logra ser incorporada en el cerebro del político.  Cuando se la entienda y se reconozca su importancia, recién se logrará alcanzar modernización, calidad y contenidos en las campañas electorales del país.

Columna publicada en El Mostrador  

Una Pesadilla

chapitaupiHace pocos días el Presidente Piñera llamó a tener una campaña de ideas y propuestas, y parece que este acuerdo se les fue de las manos sólo en un par de horas. Tal es la crisis que la vocera de Gobierno envío un mail a sus seremis, con una frase para el bronce: “Un segundo gobierno de Bachelet sería una pesadilla’.

Si pudiéramos diferenciar al Gobierno actual del anterior sería por sus reiteradas equivocaciones.   Llegó marzo, llegó Bachelet, siguen con las descalificaciones y siguen sin contenidos.  Peor aún, confunden hasta los conceptos de Democracia y Derechos Humanos.

Cuesta entender un gobierno con tanto error y desacierto comunicacional como estrategia, cuesta comprender sus directrices, aunque a esta altura no las hay.   La letra chica, los paupérrimos argumentos, y las redes sociales -sobre todo twitter- pasan la cuenta a las autoridades con insultos nutridos, frente a las escasas defensas de los partidarios. Son los costos de una mala política.

El gobierno sin duda cae siempre en su propia trampa: Esa es la peor pesadilla.

De lo bueno poco y con letra chica, mediciones cuestionadas, promesas importantes sin cumplir.  Vamos por parte y antes de su última cuenta pública en mayo.

‘La pesadilla de las mediciones’

Los estudios de medición sin duda han sido un tanto bochornosos: Encuesta CASEN alterada, provocando la renuncia de la Cepal como asesor en esta medición; Censo que debió alargarse por errores administrativos y con muchas familias no censadas; medición de Igualdad de género inexistente, desde la posición 46 bajamos al 87 (Foro Económico Mundial) y en cifras de Violencia Intrafamiliar se realizó la medición con instrumentos que ya están obsoletos y sin aplicar la ley 20.006; cifras de empleo con una medición creada a medida -la NENE-; cifras de la Reconstrucción cuestionada por parlamentarios y alcaldes del Bío-Bío y Maule; el penoso escenario de las municipales y el proceso de conteo de votos Servel; cifras de creación de empresas más bien a las personas naturales se les obligó a crearlas, caso de los gestores culturales; el no- fin a las listas de espera del AUGE, cuestionado por la Contraloría; y en estas semanas sale a luz la denuncia por adulteración de la medición de la encuesta de victimización.

‘Pesadilla de las promesas’

Sumemos a estas pesadillas otro capítulo que, si bien es parte de la campaña, quedó a medias: Un post natal que no se cumple y que no es igualitario para hombres y mujeres; un plan de estadio seguro que no es seguro y que aún los mantiene enfrentados con las barras y los que disfrutan el fútbol; un gobierno que critico los bonos del gobierno anterior como dicen sus vocerías -entregados por tiempos de crisis económicas- lo primero que hace es instaurar el bono Bodas de Oro. En estos días se hará efectivo el Bono Marzo, el cual no se entregó en tres años, pero llega en periodo electoral y con dudas acerca de la cifra de beneficiarios (más de 2 millones supuestamente, porque el requisito es tener la Ficha de Protección Social al día al menos a diciembre del 2012); de la reforma tributaria mejor no comentar, y todo esto, sin considerar el compromiso de poner fin al lucro y mejorar la calidad de la educación.

Nada en materia energética aún, ninguna solución al problema del agua y una política ambiental nula en descontaminación en las regiones del sur y la RM. Nada de inversión en tema tecnologías. Al olvido la ADP y la modernización del Estado y las competencias.  Pareciera que los ministerios correspondientes dejaron de existir. Aún ni luces del proyecto de ley que crea el Ministerio de Cultura y Patrimonio, el cambio binominal desaprobado por los parlamentarios oficialistas.  Es más, resulta ya evidente a estas alturas que el proyecto de ley AVP y TV Digital será cerrado en el próximo gobierno.

El descrédito de las instituciones que lideró el actual abanderado presidencial Andrés Allamand no resiste análisis: Extraño como fue cerrado el caso de Juan Fernández por parte de FACH; oídos sordos al actuar de Carabineros con la ciudadanía, y lo propio al interior de las Fuerzas Armadas.  Por parte del candidato presidencial y ex ministro Golborne, aún esta estancado el proyecto de ley de cobro excesivos de autopistas, y dejó déficit de una política clara en descongestión y conectividad en regiones.

De los aciertos, para ser justos: Sernac financiero, política habitacional a la clase media, beca vocación de profesor, aumento de estadios y una mejora en el Transantiago. Les tocó la contingencia de un país que cambió y que marca la agenda en el caso de la Educación, Energía y derechos de Trabajadores a través de los movimientos sociales. Por eso es cuestionable que, a menos de un año de las próximas elecciones, con un presidente que no logra crear credibilidad y sigue subiendo en desaprobación (54%) ante la opinión pública, ocupen las plataformas comunicacionales como directores técnicos de fútbol o para descalificar a la mujer más prestigiada del mundo, guste o no, se habla de una ex Presidenta, y hoy una mujer candidata presidencial.  En otras palabras, Michelle Bachelet es y seguirá siendo su pesadilla

 

El Gabinete del Presidente

En estos años, hemos apreciado cómo el gabinete del actual Presidente Piñera, ha causado algunos estragos ante la opinión pública, debido a sus estrategias descalificatorias hacia parlamentarios, ciudadanos, trabajadores, dirigentes, estudiantes e incluso hacia los ex-presidentes.

La armonía y el respeto no han sido el pie derecho del actual gabinete ministerial, aunque nos hacen sonreír por sus palabras y vocablos poco prudentes con una frecuencia que no da para bromas. Pero en lo real, ¿cuál es la labor de un Ministro? A ratos pareciera que se olvidó su función o quienes la ejercen la desconocen.

Foto Agencia Uno
Foto Agencia Uno

Hasta ahora la estrategia más recurrente ha sido encauzar toda responsabilidad al gobierno anterior o a los gobiernos anteriores, olvidando proyectar en el último año de ‘gestión sus propios logros’.

Con esta estrategia política también logran -creen- que sus propias ineptitudes pasen desapercibidas ante la opinión pública, y como ello no ocurre lo que sí sucede es que tienen al actual Presidente y al Gobierno en un mal pie en su credibilidad y liderazgo, no solo en Chile sino ante el mundo.

Sin duda, hoy tenemos ministros y ministras descontrolados y en crisis permanente, que desde el inicio del Gobierno han ayudado a solventar una candidatura presidencial ausente. Lo han tenido todo: Una oposición desunida y enfrentada, sin temas y, peor aún, sin agenda propia. Pero por otra parte, la mejor oposición viene de sus propias filas y partidarios, o a esta altura de sus ex-partidarios ya que en un año eleccionario cada uno vela por llegar a la meta de sus intereses personales y no de los colectivos, en especial cuando se ve que los colectivos no tienen puerto al que arribar.

A resultado evidente también, que los ministros han mostrado una agenda propia, y discursos políticamente poco correctos de los que se han debido retractar en más de una ocasión. Quizás la pregunta más recurrente a esta altura ha sido dilucidar ¿quién ordena el gabinete? El rol que debiera ocupar el Ministro del Interior no parece estar orientado por una estrategia concreta y coherente, salvo el reiterar la culpa a los pasados gobiernos. Las intervenciones sorpresas de sus pares en áreas como Trabajo, Salud, Sernam, Economía, Defensa, Energía, etc. y estos evidentes contrapuntos se viralizan por las redes sociales y los medios convencionales. Sumado al rol de una vocería que debe traspasar lo que piensa el Ejecutivo que se opaca al no tener un rol político táctico. Peor aún, por no consolidar y emitir un discurso/mensaje constructivo para la opinión pública.

En definitiva, en tres años su estrategia comunicacional más creativa ha jugado solo una carta, la del 27-F y la responsabilidad política que le compete a la ex-Presidenta Bachelet. Ante la manipulación de la información hay que aclarar que responsabilidad política es el rol de conducción que le compete a todo Presidente. Bachelet la asumió como corresponde en una declaración voluntaria que realizó del caso y que fue filtrada a los medios. Por lo tanto, es irresponsable juzgar o exigir a Bachelet que pida perdón cuando la jueza ha dicho que no hay responsabilidad penal en lo que a ella le compete.

Estratégicamente, los ministros –todos- han contribuido a potenciar y realizar la campaña política presidencial más económica de la historia con una candidata que es invisible, es más, a la fecha aún no es candidata, y que hoy tiene la mayor opción de ganar en noviembre. Se olvidaron que es la ciudadanía la que hace juicio político y la mantiene con más del 75% de aprobación desde su salida.

No hay que perder de vista que los ministros responden a colaborar con el Presidente en las temáticas designadas, pero también a asesorarlo, es su rol político y técnico. Entonces la falla es clara: Hoy tenemos un Presidente que actúa solo y ministros que solo obedecen o que se salen de sus cabales, llevando al fracaso a una gestión. Por parte del gobierno anterior, el exceso de confianza de sus ministros llevó a una encrucijada con un gabinete que no tuvo respuestas para el Presidente ante una catástrofe, como fue la del 27-F.

Culpar a Bachelet de muertes que escapan a cualquier Presidente de turno y mirar solo el pasado, es tan paupérrimo cuando no se puede hablar del presente y del futuro del Gobierno propio.

Con todo, lo cierto del 27F es que aún las zonas y familias afectadas siguen sin reconstrucción, sin empleo fijo y que muchos hogares han perdido los beneficios previstos inicialmente. El gobierno ha manipulado las cifras y en varios lugares se ha dado por concluida su labor, al menos en el papel, porque lo observado en terreno es completamente diferente. La finalidad es eludir sus responsabilidades al no ser capaces de haber creado en estos años un canal de modernización que dé respuestas y prevenga eventuales desastres naturales.

Responsabilizar a los Presidentes en todo nos lleva también a exigir que los ministros se comporten a la altura, y no como marionetas del Primer Mandatario, asumiendo como único rol el descalificar o evitar las responsabilidades, dejando atrás la lealtad del cargo asumido que es, antes que nada, con el país. No hay que olvidar que gobernar es un trabajo en equipo y que se supone, tiene a los mejores, por lo menos en el gabinete del Presidente.

Columna publicada en El Post 08/02/2013

Escenario B, Bachelet no va

Las cartas están tiradas.Con el abanderad@ presidencial de la Democracia Cristiana, se ingresa a la competencia para las primarias presidenciales del próximo 30 junio. 

De este modo, con izquierdas y derechas en competencia,  hay un solo factor que provoca el mayor resquemor en los candidatos, y es el silencio de la ex presidenta Bachelet. Ya sabemos que ella hablará en marzo. Sin embargo, el ruido de un escenario B es el mayor desafío: ¿Qué pasa si Bachelet no llega en marzo?

Esta posibilidad ya viene escuchándose hace varios meses desde el circulo más íntimo y familiar de la ex-mandataria, escondido entre el constante agobio y el aprovechamiento político que realiza la derecha y la prensa también de derecha respecto de su actuación en el fatídico 27F.

Entonces es ahí, ante la duda del regreso, que tiene sentido continuar con la campaña basada en la descalificación de un capítulo doloroso para el país para enlodar la imagen de una ex-Presidenta que cuenta con el prestigio y reconocimiento internacional, además de miembro de la organización más importante del mundo, sumado al cariño y reconocimiento también de su gestión que hace la mayoría del país.

Por lo tanto, la pregunta del para qué regresar resulta natural.   La menor complicación previsible es que deba ir a primarias sin duda. No obstante, si Bachelet no regresa, como dice la canción, “cambia, todo cambia”.

Como la finalidad sigue siendo sacar al gobierno de la derecha, empieza a circular el rumor para una nueva estrategia; el retorno de Ricardo Lagos Escobar.   Claro, se analiza, por eso la figuración que está teniendo en el último tiempo.

Frente a la compleja situación que crearía el Plan B, el nombre de Lagos quedaría ubicado de inmediato en la categoría del favorito.   Conociendo a los partidos políticos opositores y frente a la necesidad de armar un nuevo plan estratégico con otros candidatos que den la misma potencia de Bachelet, el primer nombre es del ex mandatario. También se ha barajado el de Insulza, con lo que PS y PPD quedan en primera línea. ¿Pero qué harán DC y PR?

El hambre político se desataría en grande. José Antonio Gómez ha sido el primer damnificado porque no ha logrado potenciarse ante la opinión pública como un candidato competitivo pero de todos modos ¿cuánto pesan los radicales hoy?

Y por parte de la DC, si el candidat@ no enciende en este eventual nuevo escenario, tendrán que ser tácticos. Es decir, estarían en una opción real de retornar con su mejor carta para la Presidencia de la República, por tanto barajar otra alternativa, la más creíble, la más reconocida por la gente, la más competitiva y con quién se alinearía a la militancia en una primaria. Este sería el minuto de la actual Senadora Soledad Alvear.

Con todo, para la derecha la situación seguiría siendo compleja, ya que la fuerza de Lagos está con su público objetivo de los empresarios y Alvear llega a la centro derecha, por lo que, se complica la competencia electoral de Golborne (UDI), si Allamand (RN) no repunta. Aunque la aspiración es lograr el 40% la carta que lleven es fundamental. El actual Presidente Piñera será fundamental en ello, ya que el rumor dice es potenciar un eventual retorno al 2018.

Inclusive los candidatos independientes deberán definirse o rearmarse.  Parisi y Jocelyn Holt ¿a dónde se irán o con quién?… Y a Velasco ya no le servirá el “voy”, por que ya no vendrá.

Este inesperado ‘escenario B’ ocasionaría una competencia fuerte, como las de antaño y una primaria en cada sector disputada voto a voto. Pero también puede pasar que se llegue a un acuerdo en la Concertación, ya que el único fin que debe primar para este grupo es que no retorne un gobierno de la derecha.  ¿Serán capaces los partidos de delinear un diseño estratégico nuevo y visionario, encauzado en un bien común,  si su mayor carta no vuelve?

Finalmente, el desafío está en reencantar con un programa, equipos y campaña que sean creíbles, y no pasa por rostros, ni la web 2.0. Ahí reside la falencia de todos. Ya pasó el primer bochorno con el candidato de la UDI Laurence Golborne y su es posible,  por lo que, es probable que nos sigamos deleitando con las campaña 2.0 de los candidatos.

Sin duda, estas elecciones presidenciales 2014 se están poniendo entretenidas. Nos han sacado sonrisas y se han sonrojado tod@s los candidat@s, la imaginación es amplia, pero el ‘escenario B’ mejor lo hablamos en marzo.

¡Todo es posible!

Columna publicada en El Post 21/01/2013

Cruz Coke el actor

 

Foto: santi.cl



Había que reparar en algún minuto que el ministro de Cultura Luciano Cruz-Coke, quien cuenta con la mejor aprobación ciudadana –un 73% después del ministro Golborne de acuerdo a la última encuesta Adimark- y que fue dejado de lado por los analistas, está en su máximo minuto de fama internacional, pero es su peor momento al interior de su ministerio.

Los despidos y el desorden administrativo parecen ser su desvelo. Querer proyectar a la ciudadanía un orden que no hay y, al mismo tiempo, levantar una gran propuesta audiovisual en el extranjero es su mayor desafío.

No todo brilla. Algo se intuyó el fin de semana pasado cuando la página web institucional apareció hackeada -casualidad o no-, el ministro estaba en Miami y seis despidos fueron anunciados el viernes. Bajo este escenario, los funcionarios golpearon la mesa y exigieron respeto por sus derechos laborales, a través de la ocupación de su oficina en Valparaíso, a la espera del diálogo.

Las demandas son categóricas y claras desde que se iniciara la ola de desvinculaciones del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes -CNCA- en el 2010: “No más despidos, el reconocimiento de la Asociación de Funcionarios de la Cultura -Anfucultura-, la reincorporación de trabajadores despedidos y la instalación de una mesa de trabajo”.

Atrás quedó la promesa electoral del Presidente Piñera que decía “En nuestro futuro Gobierno todos los funcionarios públicos, ya sean de planta, contrata u honorarios serán respetados en sus derechos y promovidos en función de sus méritos”. A todas luces, la autoridad ha vulnerado los derechos laborales y no puede hacerse el desentendido frente a la reciente manifestación interna del CNCA, que se agrega a irregularidades que han denunciado sus funcionarios desde el año pasado.

Si bien el ministro accedió a establecer una mesa de trabajo y diálogo para la próximas semanas y la ocupación se depuso, los trabajadores agrupados en Anfucultura contaron con el respaldo del presidente de la ANEF, además de los diputados De Urresti y Farías quienes, en las dependencias del CNCA y pese a inconvenientes de seguridad, citaron al ministro a la Comisión de Cultura de la Cámara para analizar los antecedentes recopilados.

Existen varios cuestionamientos. Ya en diciembre en El Post hablamos de los gastos que realizó en Recursos Humanos el CNCA, donde aumentó sus dineros en más de 1300 millones, y la dotación máxima de la institución de 385 a 459 personas, sumado a las funciones críticas de 12 (103 millones) a 15 (165 millones). Es evidente que el aumento de recursos en más de 19% no resulta proporcional al aumento de cupos.

Hace poco se realizó una inversión de 165 millones en remodelación de nuevas oficinas y muebles (que ya se habían cambiado el 2009), junto a la disminución en más de 1500 millones en programas directos del CNCA. Este es claramente un presupuesto extraño. ¿Quién fiscaliza? De hecho, poco y nada se puede justificar la disminución de personal por falta de recursos, porque cada vez hay nuevas contrataciones.

Frente al alarde del gobierno en materia de políticas laborales y disminución del desempleo, parece poco razonable que tampoco intervengan las autoridades que deben velar por los trabajadores.

La molestia de Anfucultura con los más de 120 despidos sin justificación y el tardío diálogo con la autoridad se dio a conocer -una vez más- gracias a las redes sociales, donde emplazaron y desmintieron los dichos de la máxima autoridad.

Si bien la ocupación se depuso, la realidad interna dista del premio internacional que recibió el Ministro como mejor figura pública 2010, entregado por CAMACOL por su apoyo al desarrollo de la industria audiovisual. Hay que empezar a ver con qué criterio son entregados los premios y qué conoce la ciudadanía de la gestión, porque es posible sospechar que tan alta aprobación en la Adimark respecto a Cruz-Coke solo se deba a su fama de actor y a su personaje de Axel Schumacher en “Fuera de control”. Porque, en lo relativo a su gestión, aún no están claras las políticas públicas al 2015 y se sigue haciendo alarde del trabajo que viene del gobierno anterior.

Columna publicada en El Post 09/06/2011

Mudo como Momia

cancillerEl 25 de Enero quedará marcado en la historia del Norte de África.   Van ocho días desde que se iniciará esta denominada revolución de  #Egipto, especialmente en la ciudad de #El Cairo.  Hemos quedado impactados por la valentía del pueblo egipcio para salir a las calles, exigir reformas políticas, económicas y sociales, acuerdos y decir basta a una dictadura de 30 años.  Chile sabe lo que es luchar por la democracia y sus derechos, lo lleva en la historia, en la sangre, y por eso es mayor el entendimiento, conmoción y solidaridad que deberíamos tener con ellos.

Desde esta lógica es que resulta poco acertada la decisión de la Cancillería de guardar silencio en torno a estos acontecimientos, hasta el domingo 30 a las 23.26 horas.  Es decir, se esperaron seis días de iniciado el conflicto.   A todas luces, la inexperiencia en análisis de escenarios, manejo y resolución de crisis y diseños estratégicos comunicacionales fallaron otra vez en menos de un mes y con creces. (falla1falla2)

¿Qué pasó Ministro?

Ante esta omisión por parte del Canciller es que, tras una larga insistencia de unos pocos en Twitter (1, 2, 3 y los RT) el 29 de enero por la situación de los chilenos en la zona y por el fondo del conflicto, se inició una campaña de búsqueda del Ministro Moreno. Fueron necesarios dos días para que, gracias a esta acción, se emitiera el domingo 30 un comunicado  poco antes de medianoche, en el que se decía “ya se dio la instrucción a la Embajada de Chile: proceda a evacuar a las familias del personal de la embajada ‘si lo estima necesario’. Nuestra alegría esa noche se desplomó.

Solo si es necesario”. Aumentamos la crisis otra vez.  Recién el lunes 31 Moreno hizo declaraciones, que eran un alivio aunque solo hablo de los chilenos presentes en Egipto: “Se ha diseñado un plan de contingencia. Pero no ocupable necesariamente”. A esa hora la noticia en el mundo era que una decena de países empezaba a sacar a sus ciudadanos de #El Cairo. En definitiva, fue cosa de suerte que nuestros compatriotas estuvieran bien.

Ministro de RREE Alfredo Moreno (Chile) Foto: www.rpp.com.pe

Sin embargo, a la hora que término este posteo y entrando al día 9 aún no hay ningún pronunciamiento del Canciller con una posición política sólida y categórica, respecto del fondo del conflicto que vive Egipto explicado acá en El Post por Baeza y Astroza.  Hablamos de Democracia y Derechos Humanos, como lo decía al inicio.  Han pasado ocho días desde que se inició el conflicto y Chile no dice nada esta mudo como momia.

Un país como el nuestro, que ha abierto discusiones frente al mundo en torno al respeto de derechos humanos.  Un país que vivió una dictadura en donde aún hay crímenes pendientes por resolver, un país que ha vivido la desgracia y que estuvo bajo la solidaridad y atenta mirada del mundo el año recién pasado, y aún no se tiene un gesto con el pueblo egipcio que se ha rebelado luego de 30 años ante el régimen de Hosni Mubarak.

Solo hemos escuchado declaraciones como “hoy esto es una cosa de Egipto nada más” en las relaciones exteriores, en política, en crisis, hablan de una profunda omisión comunicacional por parte de un país que tiene que tener una opinión política. El mundo y las grandes potencias han hecho un llamado a Mubarak para que  evite a toda costa el uso de la violencia contra los civiles. Las redes sociales, Google, Facebook y Twitter han mostrado su apoyo al pueblo egipcio.   ¿Y Chile?

Ante lo expuesto, es buen minuto para que se diseñe un manual de bolsillo con protocolos de acción ante crisis internacional y los planes de comunicaciones correspondientes, que tome como base los principios de la ONU y la Declaración de los Derechos Humanos.

Si bien la reciente encuesta Adimark tiene como mejor evaluado a las Relaciones Exteriores en áreas de gestión, cabe recordar que los temas de Perú, Bolivia, Haití son herencias del Gobierno anterior.  Algo pasa que provoca incomodidad pronunciarse acerca de la “soberanía” en un sector de la política y eso nos crea una mala imagen.

El trabajar para un Gobierno en puestos de confianza significa disposición 24/7 (24 horas los 7 días). Más aún en crisis como el claro ejemplo de Egipto sumado a la falta de comunicación, bloqueo a la prensa, cierre de Internet, toque de queda, saqueos y gran preocupación por los casi 100 compatriotas que  se encontraban allá.

En situación de crisis y prediseño ante tales, confieso que este Gobierno no deja de sorprendernos a quienes hemos iniciado esta alerta y esperamos con alarma que, descartada una dimisión presidencial, que Mubarak no se irá de Egipto sino muerto.

En definitiva, “lo claro es que al resto del mundo no le puede dar lo mismo” y esperamos que esta transición sea pacifica, conduzca a la democracia y al restablecimiento de los derechos mínimos de las personas. Si bien solo los egipcios saben como hacerlo, es deber del resto de la Humanidad extenderles la mano en ese proceso, incluyendo al Gobierno chileno, que tiene que ser más proactivo con sus análisis y estrategias comunicacionales para no quedar más “mudos como momia”.

Columna publicada en El Post 01/02/2011

Mi Robinson 44

De todo salió con el chascarro del vuelo en Helicóptero del presidente. Parte de la personalidad de los Sagitarios son los riegos, las alturas, la libertad.  Estas son las grandes afinidades que tengo con el Presidente, del resto ya usted sabe. Así que, a lo concreto, si Piñera no leyó el memo de su adherente, mucho menos leerá un oficio de sus adversarios, ni qué decir de este posteo, así que “vuelo con toda libertad”.

Robinson 44 (foto http://razonyfuerza.mforos.com)

Todos sabemos de su afinidad por los aviones y helicópteros.  De hecho, es su amigo Max Marambio quien lo orienta desde el 2004 cuál comprar y lo invita a volar desde el Marriot. El precio de cada helicóptero, en ese año, oscilaba en un millón de dólares. Por eso que en el circulo de elite empresarial se compran entre amigos, en este caso Piñera-Navarro tienen dos de estos juguetitos -B44 y B2. Hay que decir que el Robinson 44, el protagonista del chascarro, es el más económico del mercado.

Pero ¿qué pasó en este vuelo? ¿Irresponsabilidad?   Casi todos coinciden en este término para referirse al Presidente, quién además iba sin escolta. ¿Se arrancó?   Es que el Presidente no sale solo, así que doble falta, aunque esté de vacaciones.   En las comunicaciones estratégicas no existen las casualidades, por ahí leía que un vocero dice siempre la verdad, lo que es un “error” porque el vocero dice lo que quiere que se diga. Entonces sólo queda preguntarse por qué nuestra vocera mintió.  Todo un “condoro” como diría el ex Presidente Lagos, pero no me tinca.

Revisando hechos, Navarro ya había quedado en la pana del tonto hace años con su hijo en un lugar cualquiera y ya el Presidente había aterrizado en el 2008 sin permiso, ambos sin multa por la DGAC. Por ende, poco o nada se puede esperar de la investigación que solicitó el diputado Ascencio.  Quizás podríamos hablar de ¿pilotos del aire imprudentes? Ante lo anterior y entendiendo los riegos de estas maniobras, sería más dura y les quitaría a ambos la licencia un par de años.   La negligencia se tiene que pagar con lo que duele.   Sabemos que una multita la pagaran y, peor aún, les dará lo mismo, pero sé que es un sueño.

Ahora ¿por qué tanta agitación por un viajecito de adolescentes?  La experiencia con los “lobos del aire” indica que se equivocan poco y nada.   Y ambos tienen cientos de hora de vuelo como para esta pana.   No me imagino al Chaleco López o Eliseo Salazar en pana de bencina en el desierto, pero sería un buen chiste.

Está claro que este incidente en el aire no se justifica.   Navarro tiene cercanía con ex Presidentes y sería el primero en cuidar la figura de tal, pero resulta curioso que justo se les ocurrió ir a ver la reconstrucción y en vacaciones, como señaló Piñera.   Me resulta llamativo el impacto provocado por el tema mientras en la prensa aparece poco o nada sobre el post-natal, la inminente crisis energética y la gestión de la cartera respectiva respecto a centrales hidroeléctricas y de carbón, líos de sueldos, amén de las tareas pendientes que dejó el ministro saliente.  Menos se habla de reconstrucción y, como ya es hábito, no hay una opinión política de la oposición.  Esto ya es algo digno de estudio de medios.

Algo me queda en el aire y es que el tema no es quién paga el vuelo, sino saber a qué se arriesga el Presidente, por qué se arriesga a la vocera a quedar ante el país en franca evidencia de  mentira. Ninguna de las situaciones anteriores es casual.   Es cierto que este es un gobierno de casualidades, lo que es distinto, pero ojo con sus estrategias.  Lo claro entonces es que habría que sancionar la mentira cuando la dice una autoridad, caiga quien caiga. El que miente en lo poco miente en lo mucho.

Y como no solo los informados no le creemos a #laEna, se envía al Ministro Hinzpeter a bajar el perfil. Pero amig@s ¡si eran solo vacaciones y ya sabemos como es el Presidente!. Sin embargo, amig@s el Presidente tiene todo el derecho a hacer vida de ciudadano y volar su Robinson 44, pero recordando que no es un ciudadano común y corriente: Es el Presidente de la República, cargo para el  que se preparó desde que tengo uso de razón y que se rige a ciertas normas y protocolos.   Me parece necesario que se le diseñe un manual básico de conducta, interno y externo. Pero no pidamos mucho más tampoco, porque “quien nace chicharra muere cantando”.

Algo sí queda claro a casi un año de gobierno y es lo insostenible de una vocería que pierde el rumbo, su estrategia, su relato. Ahí se cierra su ciclo. Y una estrategia mal diseñada es cuando hay un equipo que no acompaña, y peor aún cuando no la hay, se mienta o no.

De minuto, como no puedo hacer ‘negocios’ en mi helicóptero fantasma, espero sentada frente a la TV con mis lentes 3d, mi MAC y mi twitter  a ver que harán el Presidente y sus ministros cuando llegue Obama o cuando en la próxima pana del tonto el piloto quede enterrado en las zarzamoras.

Columna publicada en El Post 26/01/2011