Una Pesadilla

chapitaupiHace pocos días el Presidente Piñera llamó a tener una campaña de ideas y propuestas, y parece que este acuerdo se les fue de las manos sólo en un par de horas. Tal es la crisis que la vocera de Gobierno envío un mail a sus seremis, con una frase para el bronce: “Un segundo gobierno de Bachelet sería una pesadilla’.

Si pudiéramos diferenciar al Gobierno actual del anterior sería por sus reiteradas equivocaciones.   Llegó marzo, llegó Bachelet, siguen con las descalificaciones y siguen sin contenidos.  Peor aún, confunden hasta los conceptos de Democracia y Derechos Humanos.

Cuesta entender un gobierno con tanto error y desacierto comunicacional como estrategia, cuesta comprender sus directrices, aunque a esta altura no las hay.   La letra chica, los paupérrimos argumentos, y las redes sociales -sobre todo twitter- pasan la cuenta a las autoridades con insultos nutridos, frente a las escasas defensas de los partidarios. Son los costos de una mala política.

El gobierno sin duda cae siempre en su propia trampa: Esa es la peor pesadilla.

De lo bueno poco y con letra chica, mediciones cuestionadas, promesas importantes sin cumplir.  Vamos por parte y antes de su última cuenta pública en mayo.

‘La pesadilla de las mediciones’

Los estudios de medición sin duda han sido un tanto bochornosos: Encuesta CASEN alterada, provocando la renuncia de la Cepal como asesor en esta medición; Censo que debió alargarse por errores administrativos y con muchas familias no censadas; medición de Igualdad de género inexistente, desde la posición 46 bajamos al 87 (Foro Económico Mundial) y en cifras de Violencia Intrafamiliar se realizó la medición con instrumentos que ya están obsoletos y sin aplicar la ley 20.006; cifras de empleo con una medición creada a medida -la NENE-; cifras de la Reconstrucción cuestionada por parlamentarios y alcaldes del Bío-Bío y Maule; el penoso escenario de las municipales y el proceso de conteo de votos Servel; cifras de creación de empresas más bien a las personas naturales se les obligó a crearlas, caso de los gestores culturales; el no- fin a las listas de espera del AUGE, cuestionado por la Contraloría; y en estas semanas sale a luz la denuncia por adulteración de la medición de la encuesta de victimización.

‘Pesadilla de las promesas’

Sumemos a estas pesadillas otro capítulo que, si bien es parte de la campaña, quedó a medias: Un post natal que no se cumple y que no es igualitario para hombres y mujeres; un plan de estadio seguro que no es seguro y que aún los mantiene enfrentados con las barras y los que disfrutan el fútbol; un gobierno que critico los bonos del gobierno anterior como dicen sus vocerías -entregados por tiempos de crisis económicas- lo primero que hace es instaurar el bono Bodas de Oro. En estos días se hará efectivo el Bono Marzo, el cual no se entregó en tres años, pero llega en periodo electoral y con dudas acerca de la cifra de beneficiarios (más de 2 millones supuestamente, porque el requisito es tener la Ficha de Protección Social al día al menos a diciembre del 2012); de la reforma tributaria mejor no comentar, y todo esto, sin considerar el compromiso de poner fin al lucro y mejorar la calidad de la educación.

Nada en materia energética aún, ninguna solución al problema del agua y una política ambiental nula en descontaminación en las regiones del sur y la RM. Nada de inversión en tema tecnologías. Al olvido la ADP y la modernización del Estado y las competencias.  Pareciera que los ministerios correspondientes dejaron de existir. Aún ni luces del proyecto de ley que crea el Ministerio de Cultura y Patrimonio, el cambio binominal desaprobado por los parlamentarios oficialistas.  Es más, resulta ya evidente a estas alturas que el proyecto de ley AVP y TV Digital será cerrado en el próximo gobierno.

El descrédito de las instituciones que lideró el actual abanderado presidencial Andrés Allamand no resiste análisis: Extraño como fue cerrado el caso de Juan Fernández por parte de FACH; oídos sordos al actuar de Carabineros con la ciudadanía, y lo propio al interior de las Fuerzas Armadas.  Por parte del candidato presidencial y ex ministro Golborne, aún esta estancado el proyecto de ley de cobro excesivos de autopistas, y dejó déficit de una política clara en descongestión y conectividad en regiones.

De los aciertos, para ser justos: Sernac financiero, política habitacional a la clase media, beca vocación de profesor, aumento de estadios y una mejora en el Transantiago. Les tocó la contingencia de un país que cambió y que marca la agenda en el caso de la Educación, Energía y derechos de Trabajadores a través de los movimientos sociales. Por eso es cuestionable que, a menos de un año de las próximas elecciones, con un presidente que no logra crear credibilidad y sigue subiendo en desaprobación (54%) ante la opinión pública, ocupen las plataformas comunicacionales como directores técnicos de fútbol o para descalificar a la mujer más prestigiada del mundo, guste o no, se habla de una ex Presidenta, y hoy una mujer candidata presidencial.  En otras palabras, Michelle Bachelet es y seguirá siendo su pesadilla